¿Te has preguntando alguna vez, cómo es tu fe?
¿Es realmente sincera, o simplemente esta basada en hacer algunas cosas buenas?
La fe es un tema complejo de explicar, pero no difícil de entender.
Si tienes fe, confiarás ciegamente en las promesas que Dios te ha hecho, sin ponerle
 límites de tiempo, pues entenderás que para Dios el tiempo es relativo.
Si tienes fe, tu corazón estará lleno de serenidad, porque la paciencia es una virtud
que proviene de la fe.
Si tienes fe, mirarás al futuro con 
optimismo y esperarás confiadamente
 en lo que Dios tiene para ti.
Dios no deja promesa sin cumplir. En Su tiempo se cumplirá.
Pero a veces creemos por lo que vemos y no por fe, es decir por lo que no se ve.
 Deberíamos creer, en lo que Dios ha dicho, aun cuando no podamos verlo ni oírlo.
Ahí está la diferencia, si tienes fe, esperarás pacientemente, esperarás feliz, tranquilo, 
sin angustias, ni ansiedades, porque aunque tu ojos no lo vean, en lo más 
profundo de tú corazón, sabes que Dios está trabajando.
Porque aunque tus oídos no oigan, tu alma está segura que la respuesta llegará.
La mayoría de las veces creemos solo en lo que podemos ver, el día que empecemos a creer en  aquello que oído nunca escuchó, en aquello que ojo nunca vio, entonces grandes cosas 
acontecerán en nuestras vidas.
Porque Dios sabrá que tu fe, es una fe madura y Él hará que Sus promesas sean cumplidas en ti.
Recuerda, ten fe en aquello que tu oído nunca escuchó y en aquello que tu ojo nunca vio.
La grandeza de Dios es infinita y es para ti, EL solo te pide que confíes en él, que tengas Fe…
¡¡Confía en Dios y espera confiado, que con el tiempo, no solo responderá a tus necesidades, 
sino que también te dará todo aquello que 
anhela tu corazón!!


0 comentarios:

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!