Muchas veces se critica a una madre soltera sin ni siquiera detenerse a pensar en las razones. Ha sido incomprendida y criticada, y muchas veces la peor parte ha venido de su propia familia, que tenía grandes expectativas para ella. Todo porque esa niña, en algún momento, se olvidó de si misma y se entregó en nombre del amor. Un amor que un irresponsable le prometió, pero que desapareció por arte de magia, evadiendo la sagrada responsabilidad de ser padre.

Para muchas mujeres, descubrir que una vida se está gestando en su vientre es despertar brutalmente a una realidad que no pueden cambiar. ¿Quién puede cambiar la mente de un irresponsable cuando huye de sus responsabilidades? 



Aunque hay mujeres que escogen ser madres solteras, muy pocas lo son por su propia voluntad y decisión. Las madres solteras, en contra de críticas, prejuicios, desprecios, abandono, dolor y lágrimas, se enfrentan al mundo con ese bebé que crece dentro de ellas: Son dignas de respeto y admiración, porque esa mujer que ayer estaba llena de sueños y metas, tiene ahora un doble rol que cumplir: el de madre y padre. Ella debe cuidar de ese hijo que fue dejado en su vientre, que fue olvidado por un hombre que no supo cuidar de la semilla que ahora germina en su ser. Una semilla que muy pronto llenará de amor los brazos de una mujer llamada, muchas veces con desprecio, “madre soltera”. Para esas dignas mujeres mi respeto y admiración, Feliz Día, que Dios las colme de muchas bendiciones...




0 comentarios:

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!