Un Día de Acción de Gracias es para darle Gracias a Dios por todo lo que nos da, por su fidelidad y su maravillosa bondad. Un día de acción de gracias es para compartir el amor, la cercanía de los seres queridos, para degustar de una exquisita comida, para hablar y disfrutar los unos con los otros.
Un día de acción de gracias es para pensar que todo lo que tenemos viene de Dios, de su grandiosa bendición, es para ser agradecidos unos a otros para demostrar de esa manera su gran amor.

El Día de Acción de Gracias es una festividad tradicional de Norteamérica. En EE.UU. se celebra en noviembre; en Canadá, en octubre. Sería magnífico que el mundo entero fijara una fecha para dar gracias a Dios por Su bondad y reflexionar sobre los innumerables favores que nos concede. ¡Es tanto lo que Dios ha obsequiado a la humanidad! Para empezar, nos entregó el don de la vida y un mundo de maravillas en el que tener hermosas experiencias, un mundo en el que hay una infinita variedad de cosas bellas. Ora, lee la Biblia que Dios lo hizo todo hermoso en su tiempo, y que cada cosa tiene su propósito.

Nos ha regalado el amor de nuestra familia y amigos y todas las dichas que experimentamos. Además de dispensarnos el don de la vida tal como la conocemos, ha prometido que nuestra alma sobrevivirá a esta existencia terrenal. Nos ofrece un futuro eterno por medio de Su Hijo, Jesucristo.

La Biblia dice: «Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios». Y se nos invita a entrar a Su presencia con alabanza y acción de gracias. Cuando te detienes a pensar en todo lo que Dios te ha otorgado, ¿no te dan ganas de expresarle tu gratitud?

Quizá no sabes de qué modo hacerlo. A lo mejor no se te ocurre cómo verbalizar tu sentimiento de gratitud o consideras poco elocuentes tus palabras. Ánimo; no desfallezcas. Dios no espera que nuestras expresiones de gratitud sean de bellísima factura ni que nos salgan perfectas. Él goza oyendo palabras de agradecimiento que brotan del corazón, sean muchas o pocas, elevadas o llanas, fluidas o entrecortadas. Él percibe las alabanzas que hay en nuestro corazón y las traduce en poemas con exquisitas melodías.

Debemos dar GRACIAS a DIOS siempre, día a día, porque sus bendiciones y misericordias son muchas...


0 comentarios:

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!