Hoy amanecí pensando que seria de ti el día en que yo muera y la tristeza me invade y se me agolpan los sentimientos, echo mis ruegos al cielo porque esto no suceda...

Ese día en que yo muera, mis cenizas echa al viento, no, no vayas a visitarme al cementerio ni derrames lágrimas sobre

 mi tumba, no es porque no quiera verte, es porque no podre besarte, mira mejor mi fotografía y como si en tus manos tuvieses una flor, bésale sus pétalos con alegría, que así me harás feliz al saber que me querías...

Si yo muriese mañana, siénteme cuando escuches en la radio una dulce melodía,en tu cuarto cuando duermes,en tu cama y en tu silla, abre toda la ventana y búscame en la lejanía, en el canto de las aves que de amor por ti suspiran, siénteme como antes,tierna,amante, siénteme como me sentías cuando de besos llenaba tu rostro de bella sonrisas,abraza entonces en tu pecho, aprieta mi fotografía y así sentiré es calor que falta en la tumba mía... 

Siénteme con mis besos ahí en esa boca que fue mía y donde tus besos eran mis mas bellas fantasías y me elevabas entonces, como cometa en las brisas,llevándome con tus besos a la tierra prometida, siénteme, que aunque muerto, yo te siento todavía, que aunque mi cuerpo deshecho descanse en la tumba fría, yo te sentiré por siempre, porque siempre fuisteis mía...

El día en que yo muera, hazme la mas bella poesía, llena mi espíritu con tus versos, lléname de tu paz divina y grítale a 
todo el mundo lo que yo por ti sentía...






El día qué yo me muera, sube a la cima del monte, allá donde sopla con fuerzas la brisa y lee a los vientos una de mis poesías, esas que un día te hice, esas que tu sentías, léelas amor, echas sus versos al aire para en el firmamento yo recibirlas, porque aunque no me veas, mi espíritu sera tu guía y me respiraras en las flores y en las copas de los arboles, allá donde anida el sinsonte, alto donde soplan las brisas y caen las hojas secas estremecidas por tu lira...

El día en que yo muera,vete allá a la mar,a esa playa donde tu me decías,que me amabas con tu alma y yo te entregaba la mía respira hondo y acuéstate en la arena y mira la mar tranquila, en sus espumas,las palmeras, mírame en las gaviotas viajeras y búscame en el Sol brillante,entre las caracolas y la arena,dame tu mejor sonrisa, que yo entonces besare tu rostro con el soplo de las brisas...

Y cuando cansada estés de sufrir por mi partida y sientas la necesidad de volver a rehacer tu vida,se feliz,no sientas penas,yo también lo desearía,porque nadie ha de vivir llevando esa cruz encima y porque debes vivir,al final yo se muy bien,que tu vida es la mía...

El día en que a tu lado no este,tu no estarás solita,porque podrás encontrarme cuando tu cuerpo acaricias,porque yo seré tus manos,esas manos que fueron mías y te colmare de caricias como lo hice yo en vida..el día en que yo muera,yo habré perdido la vida y tu,tu amor,estarás en mi otra vida,por eso te mimo tanto y te amo mas cada día... ah y se me olvidaba, cuando boca-arriba yo este en mi ataúd de madera fina, echa sobre mi rostro una lágrima y mírame con tus bellas pupilas y entonces dame un ultimo beso, pero hazlo en mi mejilla, porque si me besas en la boca...

¡¡SEGURO ME DESPERTARÍAS!!

Autor: EL POETA DE FUEGO








0 comentarios:

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!