Señor mi Dios:
Padre mío, ahora que las voces se silenciaron y los clamores se apagaron, aquí al pie de la cama mi alma se eleva hasta Ti, para decirte:
Creo en Ti, espero en Ti, te amo con todas mis fuerzas, Gloria a Ti Señor. Deposito en tus manos, la fatiga y la lucha, las alegrías y desencantos de este día que quedó atrás. 

Amado Padre Celestial gracias porque eres mi esperanza, la fortaleza de mi vida y mi Dios en quien confiare,se que tu abrigo esta sobre mi vida y morare bajo la sombra de tu poder, con tus plumas me cubrirás y debajo de tus alas puedo dormir tranquil@ pues no me sobrevendrá mal ni plaga tocara mi morada. AMEN





Categorias:

0 comentarios:

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!