El ácido bórico se registró por primera vez en los EE.UU. como insecticida en 1948 para el control de cucarachas, termitas, hormigas, pulgas, pececillos de plata, y muchos otros insectos.

Es una manera fácil, económica y sin necesidad de usar químicos fuertes que contaminan gravemente el medio ambiente y tu salud. El producto es generalmente considerado como seguro para usar en cocinas domésticas. Actúa como un veneno estomacal que afecta al metabolismo de los insectos, y el polvo seco es abrasivo para el exoesqueleto de los insectos.

El ácido bórico se puede adquirir en farmacias o hasta supermercados, No hace daño a animales ni a humanos, sin embargo, se debe utilizar adecuadamente.







Preparación:
Preparar dos cucharas de ácido bórico y diluirlas en 100 mililitros o 3 onzas de agua, empapar un pedazo de pan con esta mezcla y colocarlo junto a la colonia activa de las hormigas, en unas 24 horas la reina de esa colonia habrá muerto y por lo tanto esta casa de hormigas habrá desaparecido.

Con las cucarachas, se usa la misma técnica, se pone el pedazo de pan remojado en la mezcla en un lugar frecuentado por las cucarachas, el problema puede erradicarse en un tiempo relativamente corto, en el mejor de los casos en 24 horas.
También puede hacerse de la siguiente manera:

Ácido bórico + Azúcar: Se recomienda esta combinación a 3 partes del “borax” (ácido bórico) y 1 parte de azúcar.
Espolvorear en las zonas elegidas y esperar.

Mientras el azúcar actúa como sustancia atrayente, el bórax actúa de manera similar a los sprays comerciales para eliminar cucarachas eliminando por deshidratación el exoesqueleto de los insectos. Es un producto seguro e increíblemente eficaz.











0 comentarios:

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!