La Alcachofa, es una planta medicinal, no contiene químicos ni contra-indicaciones, ayuda a la función hepática, agiliza la rápida digestión y la eliminación de grasas. Desintoxica la sangre y adherencias en los intestinos. Restringe el colesterol que se acumula en los intestinos. Bajo contenido calórico y rica en agua. Tiene propiedades diuréticas y depurativas, apta para los riñones. Ayuda a evitar las enfermedades coronarias tales como la arteriosclerosis, esta es una de los beneficios principales al tomar agua de alcachofa para adelgazar. Contiene inulina, hormona que ayuda a mantener estables los niveles de glucosa en la sangre, por eso se recomienda a los diabéticos tomar infusiones de alcachofa. Ayuda a eliminar líquidos. Recomendada para personas que sufren de retención de líquidos como gota o artritis. El hígado se vuelve saludable, por eso es recomendable consumirla, ya que cuando una persona está enferma gravemente de cirrosis; el hígado está muy afectado. Se le recomienda a la persona consumir alcachofa para que el organismo se recupere y para que el hígado recoja vitaminas nuevamente, el agua de alcachofa para adelgazar contiene ácidos que son los que nivelan el colesterol e impiden que una enfermedad aun mas grave pueda ocurrir.




¿Cómo se debe consumir el agua de alcachofa para adelgazar?
Es bastante sencillo preparar el té de alcachofa para adelgazar, sólo hay que seguir los siguientes pasos:
Colocar las hojas de 2 alcachofas en una olla con agua hirviendo.
Cuando esté en ebullición, retire cuidadosamente las hojas y permítale a la infusión que quedó en el recipiente, entre 5 y 8 minutos de reposo.
Lo que resultará es un té cuyo color es de un verde claro y lo más aconsejable es beberlo antes de cada una de las comidas del día.
Su sabor se presenta bastante liso y por las características de la hoja, es muy suave. El té de hojas de alcachofa no es sugerido para aquellas personas que padecen de cálculos biliares. De la misma manera, es recomendable que no se utilice en niños pequeños ni en mujeres en estado de embarazo o en período de lactancia materna, porque sus condiciones de seguridad, para estos grupos de personas, no están ciertamente clarificadas.
Consumir regularmente el té de hoja de alcachofa puede colaborar a estimular una buena digestión, reducir la posibilidad del estreñimiento, combatir la acidez estomacal, la distensión abdominal y la diarrea.
Tomar té de hoja de alcachofa ayuda a controlar notablemente los niveles de azúcar en la sangre y con ello, colaborar en la disminución de los riesgos de contraer la diabetes.
El té de hoja de alcachofa también es importante en la consecución de un sistema inmunológico mucho más fortalecido.

Consumir el té de hoja de alcachofa puede ser muy útil para la expulsión de toxinas del organismo y para ayudar a obtener una piel mucho más clara.Beber con regularidad el té de hoja de alcachofa ayuda en el tratamiento de dolencias y padecimientos de riñón, pese a que se sugiere, antes de usarlo, consultar la opinión de un médico especialista.Ingerir periódicamente el té de hoja de alcachofa colabora con el hígado, para que este órgano mantenga activas sus funciones y los resultados lo beneficien contra la posibilidad de una cirrosis o de otras enfermedades que se pueden presentar.Cuando se toma el té de hoja de alcachofa, antes de cada comida, se pueden disminuir los niveles de colesterol malo del organismo y con ello se podría alcanzar un riesgo menor de contraer alguna enfermedad cardiovascular.





0 comentarios:

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!