Campos de juego se supone que son lugares divertidos, seguros, interactivos, y atractivos para que los niños se diviertan con sus amigos, pero eso no es siempre el caso. Mientras que algunos padres podrían estar preocupados por la gente de afuera mirando a sus hijos con pensamientos nefastos, puede haber peligros más prominentes arrastrándose en el suelo, como lo ocurrido con una niña poco afortunada que se encontraba en la escuela como tantos niños en la hora de descanso o recreo,

Kiley Cook de Grandbury, Texas, sólo estaba tratando de jugar con sus amigos y pasar un buen tiempo en la escuela jugando con sus amigos, cuando el objeto con el que jugaban fue lanzado por debajo de unos muebles escolares viejos y abandonados al intentar sacar su juguete fue cuando sintió un dolor repentino y severo.




Fue mordida por una serpiente cabeza de cobre. Copperheads son una raza peligrosa de serpientes que tienen la capacidad de dañar gravemente o incluso matar a un ser humano con una mordida.
Por suerte para la niña, el sistema de salud de Estados Unidos rápidamente atendió a Kiley que fue trasladada al Hospital Infantil Cook en Fort Worth, Texas, donde fue tratada de inmediato por la mordedura de serpiente.
Da miedo pensar en lo común que estas incidencias son para los niños solamente este hospital ve entre 17 y 25 niños cada año para las mordeduras de serpiente como esta, y eso es sólo un hospital!
Lo que es más triste oír hablar de lo que es Kiley tuvo que pasar por el calvario de mordedura de serpiente. Ella no sentía sus dedos y su mano, también todo el brazo hinchado. De hecho, su dedo se volvió completamente negro!

Como parte de asegurarse de que esto no suceda en el colegio, los empleados se comprometieron examinarían el patio de recreo antes de que los niños salgan a jugar, para que puedan comprobar si hay serpientes y otros animales peligrosos.





0 comentarios:

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!