Sufres de mal aliento y ningún enjuague bucal te ayuda, no hay manera que el mal olor desaparezca...

¿Cual puede ser la causa?

La mayoría de las veces la razón son las piedras en las amígdalas. Estos son los pequeños puntos que se pueden ver en las amígdalas y puede hacer que su aliento sea realmente horrible, estas piedras liberan un gas que tiene un desagradable olor a azufre. Los cálculos o piedras amígdalinas, también conocidos como tonsilolitos, son depósitos de calcio pequeños de color blanquecino que se pueden encontrar en los cráteres de las amígdalas. Las piedras en las amígdalas son en realidad un bulto de moco, de bacterias y alimentos almacenados que se acumulan en la parte posterior de la garganta.
Por lo general se debe a que los restos de comida se alojan en estos cráteres, las bacterias comienzan a alimentarse de ellos y los digieren hasta que se convierten en una suciedad maloliente que conocemos y odiamos. Las piedras de la amígdala son frecuentes en las personas con cráteres profundos. Aunque generalmente se desprenden cuando toses y comes, y la intervención médica o en el hogar es a menudo innecesaria, existen varios métodos para eliminar estos depósitos calcificados.

Hisopo o pasador:
Asegúrate de tener todos los materiales presentes. Debido a que las técnicas básicas de eliminación de cálculos amigdalinos con pasadores e hisopos son las mismas, este artículo utilizará las dos indistintamente. (La diferencia entre un pasador y un hisopo es que se utiliza un movimiento de enganche con el pasador y un movimiento de raspado con el hisopo). 





Los materiales incluyen:
Hisopos o pasadores nuevos y esterilizados. Lávate las manos y también el pasador que utilizarás. Si vas a utilizar un hisopo, humedece la punta con un poco de agua (esto hace que usarlo sea más cómodo).

Un espejo.
Linterna o fuente de luz.
Toalla de papel.
Agua. 
 
 Abre la boca y alúmbrala. Hazlo frente a un espejo para que puedas localizar los cálculos amigdalinos.
Cierra o flexiona los músculos de la garganta y saca la lengua. Básicamente, di "Ahh", y aprieta los músculos de la parte posterior de la garganta. Hazlo mientras contienes la respiración, casi como si estuvieras haciendo gárgaras con agua. Esto debe empujar las amígdalas hacia adelante para que puedas ver mejor.

Saca con cuidado los cálculos de la amígdala con un pasador. Utiliza el extremo en curva del pasador para sacar cualquier piedra de la amígdala que puedas ver fácilmente en la apertura de los cráteres de tus amígdalas.
Sé muy cuidadoso, ya que puedes producir una hemorragia. Aunque un poco de sangrado es normal, intenta minimizar la hemorragia tanto como sea posible.

Los cortes y las heridas pueden infectarse por las mismas bacterias que hay en la boca que causa los cálculos amigdalinos.
Los cálculos amigdalinos son a veces difíciles de sacar debido a la saliva más pegajosa de lo normal que se forma después de comenzar a introducir implementos en la parte posterior de tu garganta. Sigue intentando (suavemente) hasta que tomes el cálculo con la curva de tu pasador, y luego pásalo rápidamente a la parte delantera de tu boca.




Cuando la saliva pegajosa comienza a formarse, bebe agua para diluirla. La saliva pegajosa se forma muy rápidamente después de que tienes náuseas o toses, y permanecerá incluso si no lo haces. Es muy importante limpiar la saliva pegajosa antes de empezar a extraer otro cálculo amigdalino, ya que hará más difícil la extracción.

Coloca los cálculos amigdalinos extraídos en una superficie limpia, tal como una toalla de papel. Por ejemplo, arrastra suavemente el pasador por la toalla. Alternativamente, usa un palillo de dientes u otro pasador, para raspar las piedras de la amígdala sobre la toalla de papel.

Ten cuidado de minimizar una contaminación bacteriana. Trata de reducir al mínimo el contacto que los pasadores hacen con cualquier superficie con gérmenes, incluyendo tus manos. Debido a que se pegan en el pasador y de nuevo en tu boca, este paso es especialmente importante.

Verifica que no haya cálculos ocultos. Después de haber extraído todos los que puedas ver, coloca tu pulgar en tu cuello, bajo la mandíbula, y tu dedo índice (limpio) en tu boca al lado de tu amígdala y trata de apretar suavemente las piedras restantes hacia las aberturas (así como apretar la pasta de dientes). Si no aparecen los cálculos, no asumas que no están allí. Algunos cráteres son muy profundos y a veces es difícil sacarlos todos.

Si tu garganta todavía puede tolerar más "con mucho cuidado" inserta la curva del pasador hacia el cráter hasta llegar a la parte inferior del mismo. No empujes el pasador dentro del cráter. A veces es difícil sentir cuando has llegado al fondo del cráter. Normalmente, la curva del pasador no irá más profundo sin que sientas dolor cuando has tocado fondo.
Con un movimiento de pala (como si tratarás de sacar la última parte de jalea del frasco) saca suavemente los cálculos que quedan.
Un intento debe barrer la mayor parte de los cálculos dependiendo del ancho de tus cráteres, pero asegúrate de no raspar tus amígdalas. Esto puede ser doloroso.

Repite los pasos para cada uno de los cráteres hasta que estén vacíos. Ten cuidado de no dañar ningún tejido en la boca. Las laceraciones pueden ser dolorosas y se infectan.






0 comentarios:

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!