El peróxido de hidrógeno o H2O2, también llamado ‘agua oxigenada’, podría utilizarse para un montón de cosas y apostamos lo que sea a que tienes un frasco en el botiquín o en algún cajón.

Lo que mucha gente no sabe es que el peróxido de hidrógeno es el único agente germicida que se compone de agua y oxígeno solamente. Se trata de una sustancia natural que podemos encontrar en todos los seres vivos y su potencial de oxidación funciona para tratar enfermedades, combatir infecciones y neutralizar gérmenes.


El agua oxigenada puede ser muy peligrosa si se ingiere y, según su concentración, puede causar daños graves, quemando la piel y los ojos. A la que nos referimos en este artículo, es agua oxigenada al 3%.
Por consiguiente, podemos decir que el peróxido de hidrógeno es un desinfectante natural y el más seguro del mundo. 

¿Quieres descubrir algo más?

Echa un vistazo a todas las formas en que podrías utilizar el agua oxigenada en casa:

Lavar frutas y verduras:

Todos sabemos que un simple enjuague con agua no sirve de mucho para limpiar realmente nuestras verduras. Solo tienes que añadir 1/4 de taza de peróxido de hidrógeno a un fregadero lleno de agua fría. Evita hacerlo con alimentos que absorban, como los champiñones. Para este tipo de alimentos utiliza un paño humedecido con agua y un poco de agua oxigenada.

Desinfectar heridas:

Probablemente el uso más común y por lo que conocemos este producto. Aplicada dos veces al día sobre las heridas, ayuda a evitar infecciones y facilita la cicatrización.

Blanquear la ropa, como alternativa a la lejía:

Solo tendrás que añadir una taza de agua oxigenada a la ropa blanca que quieras blanquear. Blanquea, elimina las manchas y limpia nuestra máquina al mismo tiempo.





Refresca el aliento:

Puedes hacer tu propio enjuague bucal natural, mezclando porciones iguales de peróxido de hidrógeno y agua en un vaso. Como cualquier enjuague bucal, nunca deberá ser tragado.

Crea tu propia pasta de dientes:

Combina el bicarbonato de sodio y el peróxido de hidrógeno para hacer una pasta de dientes casera. Te ayudará a eliminar las manchas si la usas regularmente.

Tratar infecciones de pies y uñas:

Metiendo los pies en la noche con agua tibia y un poco de agua oxigenada durante 20 minutos, te ayudará a prevenir los hongos en pies y uñas, además de combatir el mal olor.

Aclara tu cabello en casa:

El peróxido de hidrógeno es genial si quieres aclarar un poco tu cabello. Diluye agua oxigenada al 3% en agua, para ir aclarando el cabello poco a poco. Para estar más seguros, es mejor que comiences por una zona.

Limpiar espejos debidamente:

Utiliza la mezcla de peróxido de hidrógeno y agua a partes iguales para dejar los espejos sin ningún restregón.

Limpieza del inodoro:

¿Necesitas una forma fácil de limpiar el inodoro?

No busques más. Mira en tu botiquín coge el frasco de peróxido de hidrógeno. Simplemente tienes que verter media taza, uniformemente, en la parte interior del inodoro y deja reposar durante 20 minutos. Después limpia con un trapo y tira de la cisterna.




0 comentarios:

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!