Gracias madre por las enseñanzas que me diste a lo largo de mi vida, pues gracias a ellas ahora también sé ser madre.
¡Gracias madre!
Gracias madre, por también haber sido un gran apoyo en mi propia tarea de ser madre, pues me has asistido y ayudado cuando más lo necesitaba.
Gracias madre,
pues gracias a ti he podido formar mi propia familia; a ti te debo que mi propia descendencia, que es también la tuya, tengamos lo que tenemos, y seamos lo que somos.

Sé que no siempre ha sido fácil ser mi madre, por lo que te pido perdón por cualquier daño que hubiese podido causarte.

Agradezco a Dios que aún te tengo, pues hoy sé que a una madre siempre se le necesitará, aunque ya esté una grandecita, como yo.

Dios te bendiga, mamá.


0 comentarios:

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!