Dios nos ha rodeado de tanta belleza que tan sólo necesitamos abrir los ojos para comprobarlo: el cielo tan lleno de estrellas, un bebé que sonríe despreocupado… 
Enfrenta tus días con los ojos abiertos a las cosas buenas: levantándote cada mañana y diciendo “¡Gracias Señor!”… ¡Sobre todo porque te ha regalado otro día más para vivir! Trata de hacer de tu día algo positivo y bello, y no dejes que el estrés o los problemas te abrumen.

Sonríe a la tristeza, levanta la cabeza y camina como con seguridad, que el mundo está a tus pies.
Hay personas que viven en completa amargura y nunca te darán una frase de aliento (todo lo contrario, seguramente te criticarán. No verán tus cualidades sino solamente tus defectos). ¡A esa clase de personas demuéstrales lo segura y fuerte que eres! Demuéstrales lo feliz que eres, con toda esa autoestima que sube más allá de las nubes…
No dediques las noches a pensar en tus problemas. Tenemos la mala costumbre de llevar todos nuestros problemas a la cama, y eso no nos ayuda en nada. Debes descansar, reconociendo que tienes el día a día para solucionar tus problemas.

Piensa en cosas positivas...
Sobre todo, piensa en aprovechar cada minuto que pasa, porque el tiempo se va y no regresa. Y no olvides que tu cuerpo necesita del descanso, del ejercicio y del buen trato… así que no lo lastimes quedándote en desvelo pensando en cosas que muchas veces no tienen solución.
Llénate de propósitos y de buenos sentimientos.
Haz de tu hogar un lugar maravilloso: llénalo de luz y de energía positiva. Verás que así cada día te sentirás mejor. Y finalmente, dale gracias a Dios por todo lo que tienes y sonríe, que eso te dará fuerzas y felicidad.




0 comentarios:

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!