Rodrigo estaba haciendo fila para poder ir al aeropuerto. Cuando un taxista se acercó, lo primero que notó fue que el taxi estaba limpio y brillante. El chófer bien vestido con una camisa blanca, corbata negra y pantalones negros muy bien planchados, el taxista salio del auto dio la vuelta y le abrió la puerta trasera del taxi.
Le alcanzo un cartón plastificado y le dijo: yo soy Willy, su chófer. Mientras pongo su maleta en el portaequipaje me gustaría que lea mi Misión.
Después de sentarse, Rodrigo leyó la tarjeta: Misión de Willy: “Hacer llegar a mis clientes a su destino final de la manera mas rápida, segura y económica posible brindándole un ambiente amigable”
Rodrigo quedo impactado. Especialmente cuando se dio cuenta que el interior del taxi estaba igual que el exterior, ¡¡Limpio sin una mancha!!
Mientras se acomodaba detrás del volante Willy le dijo, “Le gustaría un café? Tengo unos termos con café regular y descafeinado”. Rodrigo bromeando le dijo: “No, preferiría un refresco” Willy sonrío y dijo: “No hay problema tengo una hielera con refresco de Cola regular y dietética, agua y jugo de naranja”. Casi tartamudeando Rodrigo le dijo: “Tomare la Cola dietética”
Pasándole su bebida, Willy le dijo, “Si desea usted algo para leer, tengo el Reforma, Esto, Novedades y Selecciones…”
Al comenzar el viaje, Willy le paso a Rodrigo otro cartón plastificado, “Estas son las estaciones de radio que tengo y la lista de canciones que tocan, si quiere escuchar la radio”.

Y como si esto no fuera demasiado, Willy le dijo que tenia el aire acondicionado prendido y preguntó si la temperatura estaba bien para él. Luego le avisó cual seria la mejor ruta a su destino a esta hora del día. También le hizo conocer que estaría contento de conversar con él o, si prefería lo dejaría solo en sus meditaciones. ...
“Dime Willy, -le pregunto asombrado Rodrigo- siempre has atendido a tus clientes así?”.

Willy sonrió a través del espejo retrovisor. “No, no siempre. De hecho solamente los dos últimos dos años. Mis primero cinco años manejando los gaste la mayor parte del tiempo quejándome igual que el resto de los taxistas. Un día escuche en la radio acerca del Dr. Dyer un “Gurú” del desarrollo personal. El acababa de escribir un libro llamado “Tú lo obtendrás cuando creas en ello”. Dyer decía que si tu te levantas en la mañana esperando tener un mal día, seguro que lo tendrás, muy rara vez no se te cumplirá. El decía: Deja de quejarte. Se diferente de tu competencia. No seas un pato. Se un águila. Los patos solo hacen ruido y se quejan, las águilas se elevan por encima del grupo”.
“Esto me llego aquí, en medio de los ojos”, dijo Willy. “Dyer estaba realmente hablando de mi. Yo estaba todo el tiempo haciendo ruido y quejándome, entonces decidí cambiar mi actitud y ser un águila. Mire alrededor a los otros taxis y sus chóferes… los taxis estaban sucios, los chóferes no eran amigables y los clientes no estaban contentos. Entonces decidí hacer algunos cambios. Uno a la vez. Cuando mis clientes respondieron bien, hice más cambios”.

“Se nota que los cambios te han pagado”, le dijo Rodrigo. “Si, seguro que si”, le dijo Willy. “Mi primer año de águila duplique mis ingresos con respecto al año anterior. Este año posiblemente lo cuadruplique. Usted tuvo suerte de tomar mi taxi hoy. Usualmente ya no estoy en la parada de taxis. Mis clientes hacen reservación a través de mi celular o dejan mensajes en mi contestador. Si yo no puedo servirlos consigo un amigo taxista águila confiable para que haga el servicio”.
Willy era fenomenal. Estaba haciendo el servicio de una limusina en un taxi normal.
Posiblemente haya contado esta historia a mas de cincuenta taxistas, y solamente dos tomaron la idea y la desarrollaron. Cuando voy a sus ciudades, los llamo a ellos. El resto de los taxistas hacen bulla como los patos y me cuentan todas las razones por las que no pueden hacer nada de lo que les sugería.
Willy el taxista, tomo una diferente alternativa:
El decidió dejar de hacer ruido y quejarse como los patos y volar por encima del grupo como las águilas.
No importa si trabajas en una oficina, en mantenimiento, eres maestro, Un servidor publico,"político", ejecutivo, empleado o profesional, ¿Cómo te comportas? ¿Te dedicas a hacer ruido y a quejarte? ¿Te estás elevando por encima de los otros?
Recuerda: ES TÚ DECISIÓN Y CADA VEZ TIENES MENOS TIEMPO PARA TOMARLA...
Recibe los 7 dones del Espíritu Santo: Sabiduría, Entendimiento, Ciencia, Consejo, Piedad, Amor y Fortaleza úsalos para servir a tu comunidad y empieza por tu familia.Que tus problemas sean menos, tus Bendiciones más y que sólo la Felicidad entre por tu puerta.
''Deja de quejarte. Se diferente de tu competencia. No seas un pato. Se un águila. Los patos solo hacen ruido y se quejan, las águilas se elevan por encima del grupo”.



La vida es un jardín; lo que siembres en ella, eso te devolverá.Así que elige semillas buenas, riégalas y con seguridad tendrás las flores más bellas.Cada acto, cada palabra, cada sonrisa, cada mirada, es una simiente. Cada una tiene en sí el poder vital y germinativo. Procura, entonces, que caiga tu simiente en el surco abierto del corazón de los hombres.Procura además, que sea como el trigo que da pan y no produzca espinas y cizañas que dejen estériles las almas.Muchas veces sembrarás en el dolor, pero esa siembra, traerá frutos de gozo. A menudo sembrarás llorando, pero ¿Quién sabe si tu simiente no necesita del riego de tus lágrimas para que germine?No tomes las tormentas como castigos. Piensa que los vientos fuertes harán que tus raíces se hagan más profundas, para que tu rosal resista mejor lo que habrá de venir. Y cuando tus hojas caigan, no te lamentes; serán tu propio abono, reverdecerás y tendrás flores nuevas.Cada acto, cada palabra, cada sonrisa, cada mirada, fructificará según como lo siembres. Cada acto, cada palabra, cada sonrisa, cada mirada es una simiente. Procura, siempre:  “Una siembra de AMOR”.
RECUERDA:
¡¡No pidas lo que no das,no exijas lo que no entregas... En todos los aspectos de la vida, tarde que temprano, sólo recoges lo que siembras!!






Jamás permitas que un hombre te esclavice, tú naciste para amar y no para ser esclava. Jamás permitas que tu corazón sufra en nombre del Amor, amar es un acto de felicidad, por qué sufrir? Jamás permitas que tus ojos derramen lágrimas por alguien que te puede hacer reír y no lo hace... Jamás permitas que tu cuerpo sea usado, sabes que es la morada del espíritu entonces, mantenlo apreciado... Jamás permitas quedarte horas esperando por alguien que nunca vendrá, así
 te lo haya prometido... Jamás permitas que tu nombre sea pronunciado en vano por un hombre que ni se sabe si tiene nombre... Jamás permitas que tu tiempo sea desperdiciado por alguien que nunca tendrá tiempo para tí... Jamás permitas escuchar gritos en tus oídos el amor es él único que puede hablar más alto... Jamás permitas que pasiones desenfrenadas te saquen de un mundo real, para otro que nunca existió... Jamás permitas que tus pies caminen en dirección de un hombre que sólo vive huyendo de tí...  Jamás permitas que los sueños de otros se mezclen a los tuyos, haciéndolos girar en una gran pesadilla... Jamás confíes que alguien pueda volver, cuando nunca estuvo presente... Jamás permitas que quedes linda y maravillosa, para esperar a un hombre que no tiene ojos para admirarte... No permitas prestar tu útero para engendrar un hijo que nunca tendrá un Padre... Jamás permitas vivir en la dependencia de un hombre haciéndote creer que tú naciste inválida... Jamás permitas que el dolor,  la tristeza, la soledad, el odio, el resentimiento, los celos, el rencor y todo lo que pueda opacar el brillo de tus ojos, debilite la fuerza que existe dentro de tí...
¡¡Jamás permitas que tú misma pierdas la dignidad de ser mujer !!







MAMÁ: 

Aunque tú no quisiste que yo naciera, no puedo dejar de decirte mamá. Te escribo desde el cielo, para explicarte lo feliz que yo estaba desde que comencé a vivir en tú vientre. Yo deseaba nacer, conocerte y pensaba que algún día llegaría a ser un (a) niñ@ alegre. Soñaba con ir a la escuela y llegar a ser una persona importante. Yo creía que cuando cumpliera los nueve meses de estar junto a tú corazón y naciera, todos se iban a alegrar en casa con mi llegada. Pero tú no pensabas igual que yo. ¿Verdad mamá? y un día cuando yo estaba content@ jugando en lo más recóndito de tu ser,sentí algo extraño... que no sabría explicarlo... algo que me hizo temblar.
Sentí que me quitaban la vida. Yo quise defenderme... Pero la muerte, con su implacable y metálica voz, me sorprendió, cuando en tú vientre jugaba tan content@ y solo pensaba en nacer para adorarte.Entonces no comprendí quién me quitaba la vida, dime, mamá:¿Quién podría entrar impunemente dentro de tí y llegar hasta donde tan seguro me hallaba para matarme?¿Quién sabia que estaba ahí? ¿Quién fue mamá, quién?¿ Donde estabas tú que no me defendiste?No se lo que llegue a pensar...Perdóname, pero por un momento el negro cuerpo de la duda pasó por mi mente y creí que tú sólo habrías podido hacerlo.
Pero no, perdona mi mal pensamiento.¿ Cómo iba yo a comprender que una madre mataría a su hij@, cuando en la casa no estorban ni el gato, ni el perro , ni el televisor?
Ahora mamá, yo lo sé todo. Se que hay madres que matan a sus hij@s antes de nacer. Madre ¿Cómo pudiste matarme? ¿Cómo es posible que hiciste tal cosa conmigo?
¿ Pensabas acaso comprar un lavaplatos o una lavadora con los gastos que yo ocasionaría? El mal consejo que te dieron lo escuchaste antes de oír tú corazón.
Yo, que tenía tantas ilusiones. Y tú me la quitaste todas. yo, que pensaba ser un(a) buen(a) ingenier@, un(a) patriot@, dign@ y capaz. Hubiera podido ser un(a) buen(a) hij@ ,pero tú me lo negaste todo.




¿ Sabes una cosa mamá? Ayer estuve hablando con DIOS y le pedí que, por favor, me aclarase la verdad de mi muerte. ÉL me abrazo con cariño y me dijo muchas cosas... Las palabras más maravillosas y alentadoras que jamás escuché; las mismas que siempre soñé con escuchar en tus labios de madre,cuando todavía esperaba que me arrullaras en tus brazos. Me dijo también que solo ÉL es el dueño de la vida y que nadie tiene derecho ni poder para quitarla.
Por mis ojos caían torrentes de lágrimas, pero DIOS me estrecho contra su pecho y me susurró tiernamente: 

" Pequeñ@ mí@, si tú no tienes madre, Yo te daré la Mía" . Y me enseño a la Virgen. Y me ha dado todo lo que tú me negaste.
Mamá, antes de despedirme de tí voy a pedirte un favor: Que esta carta que te escribo se la leas a tus amigas y futuras mamás para que no cometan el monstruoso error que tú cometiste conmigo.
Te envío todo el cariño que hubiera querido darte con la vida y te pido te arrepientas de lo que hiciste con tu hij@ que nunca nació.





El perdón no es un simple mecanismo para liberar de culpa a quien nos ofendió, el perdón es un mecanismo para que yo sea libre de la amargura que dejó esa acción en mi corazón. Yo puedo decidir perdonar a alguien, que no está arrepentido de verdad de haberme dañado, por que mi intención al perdonar, no es que esa persona quede libre de culpa, si no que yo quede libre en mi interior, que yo tenga paz, que yo pueda vivir bien, que haya desatado la amarra que me tenía detenido en el puerto.
Es muy importante saber, que el perdón no exime de culpa al ofensor, sino que libera al ofendido. Usted y yo necesitamos decidir perdonar, para ser libres de las heridas del alma.
He escuchado muchas veces la frase: "yo perdono, pero no olvido", y pensamos seriamente que si no olvidamos, es debido principalmente a que realmente no hemos olvidado, pero esto también es un error, el perdón no implica nunca que olvidemos todo, el perdón no produce amnesia, no es indispensable que olvidemos para perdonar, puedo perdonar y estar consciente del daño que se me hizo, pero he decidido que ya no me va a afectar nunca más en mi vida.





Hay un punto muy importante es que podemos decidir perdonar, tomamos la decisión de ya no traer al presente las cosas pasadas, incluso nos mantenemos firmes en la decisión de no criticar, ni agredir a la persona que nos ofendió. Sin embargo, no podemos decidir dejar de sentir. Si usted quiere de verdad, que se vaya lejos lo que siente, no depende exclusivamente de usted, pero no es imposible dejar de sentir.
Cuando usted decida perdonar de una vez a alguien, es indispensable que lo confiese con su boca, no piense en el perdón, hable el perdón, no importa que usted esté sólo, quizás va en su cómodo automóvil escuchando música y piense: "si yo necesito perdonar, yo debo perdonar, yo quiero ser libre de la culpa que otra persona me hizo a mí en su momento", pero no es suficiente que usted lo piense, hay que confesarlo con su boca, aunque usted esté sólo en un lugar, que salga de su boca libremente, hay una marcada diferencia inmensa entre pensarlo y hablarlo; con nuestra boca tenemos el poder para la vida y poder para la muerte, poder para atar y poder para desatar. ¡Confiéselo!, cuando lo hablan, sienta esa libertad, ese peso extra que se va, tal vez acompañado de lágrimas, tal vez acompañado de tristeza y de llanto, pero finalmente un ser libre.





¡¡VALE LA PENA LEERLO Y COMPARTIRLO PARA CREAR CONCIENCIA!! ↓↓↓↓↓↓

Con un bebe de brazos, una mujer muy asustada llega al consultorio de su ginecólogo y le dice:
Doctor: por favor ayúdeme, tengo un problema muy serio. Mi bebé aún no cumple un año... y ya estoy de nuevo embarazada.No quiero tener hijos en tan poco tiempo, prefiero un espacio mayor entre uno y otro...
El médico le preguntó: Muy bien, ¿Qué quiere que yo haga?
Ella respondió: Deseo interrumpir mi embarazo y quiero contar con su ayuda.
El médico se quedó pensando un poco y después de algún tiempo le dice: Creo que tengo un método mejor para solucionar el problema y es menos peligroso para usted.
La mujer sonrió, pensando que el médico aceptaría ayudarla.
Él siguió hablando: Vea señora, para no tener que estar con dos bebés a la vez en tan corto espacio de tiempo, vamos a matar a este niño que está en sus brazos. Así usted tendrá un periodo de descanso hasta que el otro niño nazca.



Si vamos a matar, no hay diferencia entre uno y otro de los niños.
Y hasta es más fácil sacrificar éste que usted tiene entre sus brazos puesto que usted no correrá ningún riesgo.
La mujer se asustó y dijo: ¡No, doctor! ¡Que horror! ¡Matar a un niño es un crimen!
También pienso lo mismo, señora, pero usted me pareció tan convencida de hacerlo, que por un momento pensé en ayudarla.
El médico sonrió y después de algunas consideraciones, vio que su lección surtía efecto.
Convenció a la madre que no hay la menor diferencia entre matar un niño que ya nació... y matar a uno que está por nacer, y que está vivo en el seno materno.
¡ EL CRIMEN ES EXACTAMENTE EL MISMO !










Sé que te sentirás identificado conmigo, ya que como hijos de Dios tendremos que soportar diversas aflicciones, pero de todas ella no libra Dios...Leer esto nos hace recordar que a pesar de las grandes tormentas en nuestras vidas,hay alguien que la controla, que la maneja y que sabe qué dirección tomar si algo no funciona como debe ser.
Un hombre observo a un niño que estaba solo en la sala de espera del aeropuerto, esperando que anunciaran la salida de su vuelo. Cuando el embarque comenzó, el niño fue guiado por la azafata a su asiento de ventanilla.
Casualmente, el hombre que le observaba, tenía su asiento al lado de aquel niño.
Durante todo el vuelo, el niño fue muy correcto y conversaba animadamente, en un momento saco de su bolsillo un libro y varios lápices de colores y se distrajo pintando y coloreando diferentes dibujos. No demostraba nada de ansiedad o preocupación por estar en el avión. En un momento, el avión entro en una tempestad muy fuerte, las turbulencias y las sacudidas bruscas asustaron al hombre, como al resto de los pasajeros. Pero el niño parecía estar en otro mundo, seguía concentrado en sus pinturas como si estuviera plácidamente sentado en la sala de su casa.



Aterrorizado por la situación, ya que parecía que no iba a salir con vida de semejante tormenta, le llamo la atención le comportamiento de este niño, ya que en ningún momentos expreso miedo alguno. Casi sin voz por el miedo, le pregunto ¿No tienes temor, no de das cuenta de que podáramos estrellarnos?
Con una voz de absoluta paz y levantando los ojos rápidamente de su libro le respondió: NO, NO TENGO MIEDO...

 ¡MI PADRE ES EL PILOTO DEL AVIÓN!

¿Cuántas veces has pasado por fuertes tormentas, por crisis, problemas, situaciones extremas, de las cuales pensaste que jamás ibas a salir y sin embargo sin darte cuenta, de repente,
TODO PASO?


Cuando esto ocurre normalmente pensamos que hemos tenido mucha suerte. Pero déjame decirte que no es la suerte la que te hace salir de una situación dolorosa. Sin que lo notes, ni lo veas tú y yo tenemos un piloto, que nos lleva por este mundo las 24 horas del día. El cuida de nosotros, esta a nuestra lado cuando atravesamos las situaciones más difíciles y nos ayuda a llegar a destino, sanos y salvos.


COMO EL NIÑO CONFIABA EN EL PADRE, APRENDAMOS A CONFIAR EN ESE MARAVILLOSO PILOTO, QUE NOS CUIDA Y AYUDA CON MUCHÍSIMO AMOR A PASAR POR CUALQUIER TORMENTA, DIFICULTAD O PROBLEMA POR MAS DIFÍCIL QUE ESTE SEA.















Con mi boca confieso en este mes de octubre, que la cuerda de la aflicción, los lazos de muerte, la ligadura de impiedad, las trampas del cazador y las palabras de los hombres que son como red de pescador no afectarán mi vida, tampoco cruzarán la frontera de mis generaciones porque al Altísimo has puesto por refugio perpetuo. No temeré, lo confieso con mi boca por mi seguridad y confianza en DIOS, a diez millares de gente que pongan sitio contra mí, porque yo sé en quien he creído, él diseñó mi corazón con una fortaleza interna impenetrable y un poderoso esmalte de confianza para que nada me haga retroceder, su palabra es el apoyo de mi alma y sus promesas el aliento de mi corazón. Hoy me apoyo en sus promesas, porque espero ver los campos reverdecer y dar fruto al ciento por uno, las promesas de antaño que son como pasas disecadas y las promesas de hoy frescas como la manzana, serán para mí una fuente de fortaleza para esperar el cumplimiento de ella y no descansaré hasta ver el dorado sol brillar con toda su fuerza en toda la palabra que salió del corazón del Altísimo. Sean cargados tus hijos, llevados en brazos, en este mes de octubre, sean sacados de las garras del Faraón y llevados hasta el santuario de Dios para que los bendiga y les dé instrucciones de los pasos que han de dar en la vida porque así dice el Santo de Israel, el que te lleva de gloria en gloria y triunfo en triunfo, tus hijos serán llenos de gracia y sabiduría, y en su hombro cargarán el arca del pacto. Toma este tiempo para meditar en tus fortalezas, conocer tus debilidades, cuidarte de las amenazas y levantar tu corazón para ver la gloria de DIOS. No temas porque tus problemas están diseñados para que tú lo puedas vencer.






Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!