1) Corta pequeñas aberturas alrededor de toda la pieza con un cuchillo afilado para romper las fibras musculares. Esto disminuye la dureza de la misma y ayuda con la absorción de la marinada.

2) Hierve las costillas con una cucharada de vinagre en el agua.

3) Marina la la carne en una bandeja para hornear poco profunda durante un mínimo de 30 minutos antes de la cocción. Asegúrate de que la marinada cubra toda la carne y voltéala si es necesario.
Las marinadas trabajan desnaturalizando la carne. Los ingredientes ácidos amplifican los efectos de ablandar de la marinada, así que utiliza elementos como el vinagre, jugo de naranja y jugo de limón en la marinada.

4) Si usas una parrilla a carbón, deja que se convierta en ceniza y esté encendido antes de cocinar. 





5) Ásalas a la parrilla. Puedes colocar las costillas de carne en una parrilla al descubierto. Permite que las costillas estén de 5 a 7 minutos antes de moverlas. Aplica sal a la pieza.

6) Evita cortar la carne mientras la cocinas. Cortar la carne deja que los jugos salgan, lo cual disminuye la terneza de la misma.

7) Voltea las costillas. Una vez que un lado se haya cocinado por 5 a 7 minutos, utiliza las tenazas para voltearlas. Déjalas que se cocinen por otros 4 ó 5 minutos más.

Si quieres preparar costillas en salsa de barbacoa, prepara una mezcla de salsa "barbecue", miel, azúcar (permite que la pieza se caramelize) y un toque de refresco de cola. Luego, aplica grandes cantidades de la salsa a las costillas y cocina cuidadosamente. A la parrilla, debes esperar de 1 a 3 minutos más. Da vuelta a la costilla y rocíala por el otro lado. Asa por un minuto o menos. Las costillas estarán listas para comer.






0 comentarios:

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!