Muchas veces se critica a una madre soltera sin ni siquiera detenerse a pensar en las razones. Ha sido incomprendida y criticada, y muchas veces la peor parte ha venido de su propia familia, que tenía grandes expectativas para ella. Todo porque esa niña, en algún momento, se olvidó de si misma y se entregó en nombre del amor. Un amor que un irresponsable le prometió, pero que desapareció por arte de magia, evadiendo la sagrada responsabilidad de ser padre.

Para muchas mujeres, descubrir que una vida se está gestando en su vientre es despertar brutalmente a una realidad que no pueden cambiar. ¿Quién puede cambiar la mente de un irresponsable cuando huye de sus responsabilidades? 



Aunque hay mujeres que escogen ser madres solteras, muy pocas lo son por su propia voluntad y decisión. Las madres solteras, en contra de críticas, prejuicios, desprecios, abandono, dolor y lágrimas, se enfrentan al mundo con ese bebé que crece dentro de ellas: Son dignas de respeto y admiración, porque esa mujer que ayer estaba llena de sueños y metas, tiene ahora un doble rol que cumplir: el de madre y padre. Ella debe cuidar de ese hijo que fue dejado en su vientre, que fue olvidado por un hombre que no supo cuidar de la semilla que ahora germina en su ser. Una semilla que muy pronto llenará de amor los brazos de una mujer llamada, muchas veces con desprecio, “madre soltera”. Para esas dignas mujeres mi respeto y admiración, Feliz Día, que Dios las colme de muchas bendiciones...





¡¡Un buen padre es aquel que educa a sus hij@s con amor,cuida de ell@s y es capaz de hacer cualquier sacrificio en aras del bienestar y la felicidad de sus hij@s...Un buen padre es un guía,un maestro,un ejemplo.Ser Padre es la experiencia más maravillosa del ser humano!!





Papá,mi guía,tu mano en mi hombro permanecerá 
por siempre...





En el taller más extraño y sublime conocido, se reunieron los grandes arquitectos, los afamados carpinteros y los mejores obreros celestiales que debían fabricar al padre perfecto:

"Debe ser fuerte", comentó uno.

"También, debe ser dulce", comentó otro experto.

"Debe tener firmeza y mansedumbre: tiene que saber dar buenos consejos".

"Debe ser justo en momentos decisivos, alegre y comprensivo en los momentos tiernos".

"¿Cómo es posible, interrogó un obrero, poner tal cantidad de cosas en un solo cuerpo"?

"Es fácil", contestó el ingeniero. "Sólo tenemos que crear un hombre con la fuerza del hierro y que tenga corazón de caramelo".

Todos rieron ante la ocurrencia y se escucho una voz (era el Maestro, dueño del taller del cielo):
"Veo que al fin comienzan, comentó sonriendo. No es fácil la tarea es cierto, pero no es imposible si ponen interés y amor en ello".

Y tomando en sus manos un puñado de tierra, comenzó a darle forma.



"¿Tierra?, preguntó sorprendido uno de los arquitectos. ¡Pensé que lo fabricaríamos de mármol, o marfil o piedras preciosas!.

"Este material es necesario para que sea humilde, le contestó el Maestro.

Y extendiendo su mano sacó de las estrellas oro y lo añadió a la masa.

"Esto es para que en pruebas brille y se mantenga firme".

Agregó a todo aquello, amor, sabiduría, le dio forma, le sopló de su aliento y cobró vida, pero... faltaba algo, pues en su pecho le quedaba un hueco.

"¿Y qué pondrás ahí?", preguntó uno de los obreros.

Y abriendo su propio pecho, y ante los ojos asombrados de aquellos arquitectos, sacó su corazón, y le arrancó un pedazo, y lo puso en el centro de aquel hueco.

Dos lágrimas salieron de sus ojos mientras volvía a su lugar su corazón ensangrentado.

¿Por qué has hecho tal cosa?", le interrogó un ángel obrero.

Y aún sangrando, le contestó el Maestro:
"Esto hará que me busque en momentos de angustia, que sea justo y recto, que perdone y corrija con paciencia, y sobre todo, que esté dispuesto aún al sacrificio por los suyos y que dirija a sus hijos con su ejemplo, por que al final de su largo trabajo, cuando haya terminado su tarea de padre allá en la tierra, regresará hasta mí. Y satisfecho por su buena labor, yo le daré un lugar aquí en mi reino. Le extenderé mi mano, descansará en mi pecho y tendrá Vida Eterna.

Pues yo también soy Padre y por él, por su bien, para otorgarle vida, me arranqué del corazón un pedazo de amor y lo puse en su pecho. Para que a mí regrese, guiado por la sangre que derramé por él en una cruz, para darle perdón, para mostrarle que aunque es duro ser padre, cuando extiendes tus brazos y perdonas, la recompensa es vida, gozo y amor eterno.





El Síndrome del niño sacudido también conocido como síndrome del niño zarandeado o agitado es una forma de maltrato físico infantil que incluye la existencia de un traumatismo intracraneal debido a que el cerebro aún no ocupa toda la caja craneal y que conlleva un conjunto de alteraciones clínicas y patológicas que conforman un síndrome bien definido, debido a la agitación violenta del infante por parte del abusador.

El síndrome del bebé sacudido a penas tiene incidencia después de los dos años de edad, pero si la sacudida es extremadamente violenta incluso puede afectar a los niños de entre cinco y seis años. Los padres o los cuidadores pueden pensar que sacudir al bebé hará que éste pare de llorar.

Los padres o cuidadores pueden ser incapaces de arreglarse con la realidad de cuidar a un niño y pueden descargar su frustración con el pequeño. Algunos puede que no sepan que los resultados de sacudir a los niños son tan devastadores como lo son en realidad. No obstante, el sacudir a los bebes no está bien NUNCA.

Los músculos del cuello del bebé son débiles y la cabeza es grande y pesada. Las sacudidas hacen que el frágil cerebro salte para adelante y para atrás dentro del cráneo y sufra contusiones, hinchazón y hemorragia, que pueden causar daños cerebrales graves permanentes o incluso la muerte.

La sacudida puede causar:
-Lesión cerebral
-Parálisis cerebral
-Ceguera
-Dificultades de aprendizaje y de comportamiento
-Ataques
-Parálisis
-Muerte

Señales y síntomas del síndrome del bebé sacudido
-Irritabilidad excesiva
-Rigidez
-Letargo
-Ataques
-Disminución del apetito
-Pupilas dilatadas
-Problemas de alimentación
-Dificultad al respirar
-Vómito
-Puntos de sangre en los ojos
-Baja tonalidad en los músculos

¿Cómo se puede prevenir estas lesiones?
-Nunca, por ningún motivo, sacuda a un niño.
-Asegúrese de que toda persona que cuide a su niño sepa esto.
-Sostenga siempre la cabeza y el cuello de su bebé cuando lo esté cargando.
-Siempre juegue de forma suave con su bebé.
-Sepa qué hacer cuando su bebé llora.
-Revise si no necesita cambio de pañal o si tiene fiebre.
-Abrácelo y dele calor.
-Ofrézcale de comer,despacio y permita que eructe con frecuencia.
-Arrúllelo. Dele su chupón,"chupete,pepe" como se le conoce en otros países; o amamántelo.
-Ponga música suave,cante o tararee.
-Sáquelo a pasear.
-Deje que su bebé se desahogue con el llanto.
-Si sospecha que su hijo fue violentamente sacudido acuda de inmediato al pediatra,pues su cerebro puede dañarse con cada minuto que pasa.
Según estudios realizados en la Universidad de Atlanta ,USA el Síndrome del bebé sacudido es la mayor causa de muertes en bebés que sufren abuso físico.

Tratamiento de urgencia para un bebé con el Síndrome del bebé sacudido.

Cuando el bebé ingresa en un hospital con síntomas del SBS,( Síndrome del Bebé Sacudido) las medidas de urgencia son de soporte respiratorio y cirugía para detener la hemorragia interna y la hemorragia del cerebro. Los médicos pueden estudiar las imágenes diagnósticas del cerebro del pequeño, utilizando la resonancia magnética o la tomografía computarizada, para realizar el diagnóstico definitivo.

La mayoría de los bebés que sobreviven a las sacudidas intensas presentarán alguna forma de discapacidad neurológica o mental, como parálisis cerebral o retraso mental, que puede no ser aparente hasta los 6 años de edad. Son niños que pueden necesitar cuidados médicos el resto de sus vidas. NO se debe sacudir a los bebés ni lanzarlos hacia arriba, y tampoco permitir que nadie lo haga. Es preferible dejarlo llorar unos instantes que llorar toda la familia por toda la vida.






Un hombre, su caballo y su perro iban por una carretera.
Cuando pasaban cerca de un árbol enorme cayó un rayo y los tres murieron fulminados.
Pero el hombre no se dio cuenta de que ya había abandonado este mundo, y prosiguió su camino con sus dos animales (a veces los muertos tardan un cierto tiempo antes de ser conscientes de su nueva condición)

La carretera era muy larga y colina arriba. El sol era muy intenso y ellos estaban sudados y sedientos.

En una curva del camino vieron un magnifico portal de mármol, que conducía a una plaza pavimentada con adoquines de oro.

El caminante se dirigió al hombre que custodiaba la entrada y entabló con él, el siguiente diálogo:

- Buenos días.

- Buenos días. Respondió el guardián.

- ¿Cómo se llama este lugar tan bonito?

- Esto es el Cielo.

- ¡Qué bien que hayamos llegado al Cielo, porque estamos sedientos!

- Usted puede entrar y beber tanta agua como quiera. Y el guardián señaló la fuente.

- Pero mi caballo y mi perro también tienen sed...

- Lo siento mucho, Dijo el guardián pero aquí no se permite la entrada a los animales.



El hombre se levantó con gran disgusto, puesto que tenía muchísima sed, pero no pensaba beber solo. Dio las gracias al guardián y siguió adelante.

Después de caminar un buen rato cuesta arriba, ya exhaustos los tres, llegaron a otro sitio, cuya entrada estaba marcada por una puerta vieja que daba a un camino de tierra rodeado de árboles. A la sombra de uno de los árboles había un hombre echado, con la cabeza cubierta por un sombrero.

Posiblemente dormía.

- Buenos días, dijo el caminante.

El hombre respondió con un gesto de la cabeza.

- Tenemos mucha sed, mi caballo, mi perro y yo.

Hay una fuente entre aquellas rocas, dijo el hombre, indicando el lugar.

Podéis beber toda el agua como queráis.

El hombre, el caballo y el perro fueron a la fuente y calmaron su sed.

El caminante volvió atrás para dar las gracias al hombre.

Podéis volver siempre que queráis, Le respondió éste.

A propósito ¿Cómo se llama este lugar?, preguntó el hombre.

-CIELO. Le respondió

¿El Cielo? ¡Pero si el guardián del portal de mármol me ha dicho que aquello era el Cielo!

Aquello no era el Cielo. Era el Infierno, contestó el guardián.

El caminante quedó perplejo.

¡Deberíais prohibir que utilicen vuestro nombre! ¡Esta información falsa trae grandes confusiones! advirtió el hombre.

¡De ninguna manera! , increpó el hombre, En realidad, nos hacen un gran favor, porque allí se quedan todos los que son capaces de abandonar a sus mejores amigos...







Hermosa reflexión que toda pareja o matrimonio debe leer:

La Rosa...
Juan se sentía solo, volvía a su departamento, y el silencio era el único que lo esperaba. Juan estaba triste, Juan estaba solo, muy solo. Y Juan tuvo una brillante idea:
- Compañía, eso lo que necesito, compañía. Y alegre se puso a pensar que tipo de compañía.
De chico le habían dicho que lo ideal para compañía era una rosa. También le habían advertido que las rosas tenían espinas y que si uno no era cuidadoso, en vez de disfrutar el placer de mirarlas, tocarlas y oler el perfume que emitían, podían terminar lamentándose todo el día de que la rosa era mala, que cada vez que uno se acercaba lo pinchaba a propósito con sus espinas, y otras tantas advertencias del mismo género.

Pero para Juan el riesgo valía la pena. Quería una rosa y salió a buscarla. Y cuando uno busca mucho siempre encuentra lo que busca.
Así Juan salió decidido a la calle y, oh casualidad, a la vuelta de la oficina donde trabajaba la vio, estaba ahí delante de sus ojos, como había estado ella durante meses esperándolo y mirándolo cada vez que él pasaba, pero nunca se habían cruzado miradas. Pero esta vez Juan estaba decidido a ser feliz y se acerco directamente a ella, tan directamente que la hizo temblar.
Juan la miró, y quedó totalmente embriagado y envuelto por su perfume. Juan estaba enamorado. Luego de un rato de pleno éxtasis Juan se decidió. Dio media vuelta y encaró al padre de la dama.
- ¿Cuánto cuesta?, preguntó con voz firme.
- Veinte pesos, contestó el Vendedor de Flores, sorprendido por la pregunta tan imprevista, pues ni siquiera le había dicho buen día, y agregó ya recompuesto.
- Con diez pesos más se lleva esta maceta hermosa, señalando una roja de cerámica.
A los pocos minutos Juan salía feliz del negocio con María, pues así le había puesto de nombre a la rosa. María salió alegre a la calle, en los brazos de Juan y vestida con su hermoso vestido de maceta roja.



Juan llegó a su casa, puso a María en el mejor lugar, donde podía recibir la luz de la mañana, luego guardó el comprobante de compra de la rosa y finalmente se sentó a su lado. El resto de la tarde se deleitó mirándola y sintiéndola.
Los primeros días fueron realmente una "Luna de Miel".
A la noche Juan se llevaba a María al dormitorio para tenerla al alcance de su mano.
La luna de miel entre ellos duró poco.
Una noche Juan entre sueños acercó su mano para acariciar a María y de pronto el dolor intenso y una gota de sangre salió de su dedo índice. María, con sus espinas lo había lastimado. Juan sintió que el dolor pasaba pero volvieron a su mente las advertencias: cuidado con las rosas, cuando tu quieres brindarles amor ellas te lastiman intencionalmente con sus espinas.

Al día siguiente Juan se olvidó de ponerle agua en la maceta a la Rosa, también se olvidó de ponerla al sol, y así hizo los siguientes tres días.
Fue el sábado que Juan al entrar al dormitorio la vio.
María estaba triste, sus pétalos que antes eran hermosos, estaban caídos sobre la mesita de luz.
Su tierra reseca.
Juan sorprendido por la actitud de María, buscó la factura de compra, pues tenía anotado en teléfono del negocio de plantas y llamó para reclamar.
- ¿Qué problema tiene con la planta que le vendí? preguntó el vendedor.
-¿Qué no la riega, ni la pone al sol desde hace tres días? preguntó el vendedor indignado.
Juan cortó, medio disculpándose por su ignorancia y se puso a regar a la rosa, pero no podía evitar recordar con bronca lo que ella le había hecho: lo había lastimado cuando el se acercó, y seguramente lo había hecho con intención.
Y comenzó a regarla hasta inundarla de agua, mientras pensaba...
- Voy a inundarla bien, así no la riego por siete días.
- Voy a dejarla al sol así no necesito moverla.
Y luego Juan se fue a hacer otras cosas, sus cosas, las que eran realmente importantes para él.
Y María siguió perdiendo pétalos. Ya no emitía ningún perfume, ya no sentía la energía y la palabra de Juan, y María se dejaba morir.

Pasaron otros tres días y Juan fue a un cine solo. Durante la película vio una escena que lo conmovió, y de pronto apareció la imagen de María ante sus ojos con sus pétalos caídos. Juan sintió en el fondo de su ser que María se moría de pena, y se dio cuenta que la amaba, que extrañaba sus formas, su tersura, su perfume, y Juan salió a las corridas del cine y volvió a su casa.
Encontró a María desfalleciente, la tomó entre sus brazos, le sacó el agua en exceso de la maceta, y le habló del amor que le tenía, durante toda la noche. A la mañana la puso al sol, le agregó un poco de fertilizante, y así la cuidó en su convalecencia que duró casi un mes.



Al mes María estaba radiante y enamorada como siempre.
Y ese día Juan tomó el comprobante de compra y rompiéndolo en mil pedacitos le dijo a María
- Alguna vez creí, equivocadamente, que porque te había comprado y puesto el comprobante de compra bajo la maceta podía decirte - " soy tu dueño, y no te riego".
- Hoy me doy cuenta que nuestra relación se sustenta en cambio en el amor diario que nos podamos dar, en que yo te riegue todos los días con mi amor, mientras tu me llenas con tu hermoso perfume, tu tersura, tu compañía y y tu hermoso perfume.
Que todos los cuidados que yo te haya dispensado en el pasado, vivirán siempre como un maravilloso recuerdo, pero que no son suficientes para el día de hoy.
Y que a partir del día de hoy, para poder disfrutarte te seguiré regando día tras día.
Y además tendré presente que si me encuentro con tus espinas puede ser, que parte de la culpa sea mía por no saber acercarme a ti.

Autor: Dr. Dino Ricardo Deon
Extraído del libro "Los cuentos de Dino"


Cuando se siente dolor por las heridas del corazón lo que más se necesita es el desahogo.

Al vivir esta experiencia debes ver la realidad, aprender a cuidar el corazón y apoyarse más en la razón. Por ello, te damos esta receta para curar las heridas del corazón y te des la oportunidad de ser feliz contigo y con alguien más.

Ingredientes:

-Una pieza de aceptación

-Una rebanada de comprensión

-Dos pedazos de fortaleza

-Una ramita de objetividad

-Dos cucharadas de serenidad y confianza

-Un vaso grande de paciencia

-Tres gotas de prudencia y selectividad

-Una pizca de humor

Preparación:

El primer paso para seguir adelante con tu vida es aceptar la tristeza, porque es importante aprender a sobreponerse del dolor.

Busca acciones que te impulsen a seguir adelante, sin importar los verdaderos deseos; hay veces, que se debe de ir contra el instinto para salir adelante.

Ver la realidad objetivamente, entender la situación y tomar responsabilidad de las acciones propias diluye el dolor y fortalece el carácter.

Cuando se lleva una contabilidad emocional clara, se mantiene firme el propósito y el valor de la vida, se puede tomar cada experiencia y cada vivencia como una oportunidad para explorar, crecer y aprender a ser mejor.

Recuerda que nadie puede lastimar a otra persona si ésta no lo permite. El dolor es inevitable pero el sufrimiento es completamente voluntario.

Elige correctamente a quién le compartes tus penas para poder sanar. Es fácil animar o desalentar; las palabras correctas sanan y fortalecen, mientras que los juicios personales y los comentarios tóxicos, lastiman y destruyen más a la persona que sufre.

¡¡ESFUÉRZATE!! 
Nunca te rindas, aun cuando 
sientas que no puedes mas
Dios siempre estará a tu lado...


"Un padre puede darle la espalda a su hij@,herman@s pueden convertirse en fuertes enemig@s,los maridos pueden abandonar a sus esposas,pero el amor de una MADRE dura para siempre".








Querid@s amig@s:

¿Me acompañan a recorrer el hermoso sendero de la AMISTAD?
La amistad es un sendero del que puedes disfrutar paseos largos y bellos llenos de felicidad. Es un camino tan lindo y adornado sin igual con las flores más bonitas que puedes imaginar.
La amistad es un sendero al que debes implantar el cariño, la alegría sinceridad y bondad.
Y por cosas de la vida aunque sea bueno y demás, tiene sus piedras pequeñas que te hacen tropezar.
La amistad es un sendero por el que hay que caminar con el corazón abierto y sabiendo perdonar.
Siembra tu mejor semilla y así podrás cultivar de las flores, las más bellas y crecerán muchas más.
La amistad es un sendero que al andarle sin cesar con los años se convierte en una eterna... hermandad.

¡¡Gracias por tu AMISTAD!!














¡¡Querid@ amig@,deseo que tengas una linda Tarde y que hayas podido cumplir todos los objetivos que tenías para hoy!!























Gracias Dios por darme la oportunidad de despertar este nuevo día... 

En tus manos encomiendo mi vida y todo lo que voy a realizar hoy,se que todo sera de bendición, amén...






Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!