Si hubiera tratado de encontrar a la mejor amiga del mundo, nunca la hubiera encontrado allá afuera, ya que tu, mi querida hermana, eres la mejor amiga del mundo...
Mi corazón está plenamente agradecido por haber sido bendecid@ por tu amada presencia. Tu valor, tu amor, tu fidelidad y tus palabras tienen un valor incalculable. Bendito el día en que Dios decidió que tú fueras mi hermana.

Pensar en ti es sentir que el cariño y el abrazo cálido me envuelven. Una hermana como tú es quien me hace sentir que puedo contar con alguien incondicional y que en momentos de tristeza o de alegría, estás conmigo. Gracias hermana mía.








Porque el amor de hermana no tiene sustituto, porque me conoces tal y como soy, porque me aceptas a pesar de todas mis faltas, porque posiblemente pensarás que “no te queda de otra”, pero siempre estás conmigo. Por todo eso: Eres mi hermana consentida, te quiero mucho.
Lo genial de tener una hermana, es que trae integrada a tu mejor Amiga.
Es grande mi admiración por ti, he de aprender de tu perseverancia y esa capacidad que tienes de amar y perdonar. Dios te bendiga hoy, mañana y siempre mi querida hermana...













No te inquietes por las dificultades de la vida, por sus altibajos, por sus decepciones, por los problemas, por el futuro…

¡Acepta lo que Dios tiene planeado para ti! Ofrécele en medio de las dificultades y las angustias, una sonrisa, porque de esta manera estarás, aceptando Su voluntad.
Recuerda que Dios tiene una agenda para cada uno de nosotros y esta agenda es imposible alterarla.

Eso que te tiene preocupado y hace tiempo que no se soluciona, estas pidiendo en oración y Dios no te contesta… clamas y el problema se agudiza… tu estado de ánimo esta por el piso, te sientes frustrad@… En este punto consideras que Dios no escucho nada y que no le importas.








Te equivocas, quiero decirte que la solución, la respuesta esta anotada en la agenda de Dios, ¡no! en la fecha que tú deseas, sino en Su tiempo. El día de la bendición esta agendado, solo tienes que esperar con paciencia. Recuerda que Sus caminos y Sus pensamientos son totalmente diferentes a los nuestros… Isaías 55:8.

Él tiene un plan para tu vida, despreocúpate y confía ciegamente, porque cuando estés preparado, cuando hayas pasado por las pruebas que nos plantea la vida, vendrá el día que te hará sonreír y ver lo grande que es el Amor de Dios.

Las pruebas tienen un solo objetivo, hacer de ti una persona con valentía, fortalecerte en la fe y llenarte de confianza. Quizás Dios te esté preparando para realizar algo muy importante.

Recuerda que: «El Señor no elige a los capacitados, por el contrario capacita a sus elegidos» 






































Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!