Gracias SEÑOR por otro día más, bendice mis sueños, mis anhelos, mis deseos de ser mejor cada día. Sé que a mi lado estarás siempre, gracias Padre, por tu inmenso amor...





















Siempre he leído y siempre hago imágenes de "Mi felicidad eres TÚ" , "Gracias a ti soy feliz, eres mi TODO" y todas esas cosas que el corazón nos hace teclear o decir cuando nos sentimos dichos@s, perooo nada más leer esas frases, una lucecita de alarma se encendió en mi cabeza: “Mi felicidad no puede depender de otra persona”. ¿Por qué? Pero si él (o ella) me hace tan feliz… Porque evidentemente, no puedo ser una marioneta, cuya felicidad depende de otros, de una relación o circunstancia. Mi felicidad debe depender de mi. ¿Entonces debo ser un(a) egoísta radical? No. En absoluto. Lo que sucede es que hay que cambiar patrones de pensamiento que ejercen sobre nosotros una tremenda influencia. Cambiándolo consigo vincular mi felicidad, mi bienestar, a causas de las que sólo yo controlo y no otros. Así, elevo mi autoestima y me hago protagonista de mi vida. Los otros no pueden ser los culpables de lo que me pasa o me deja de pasar.

¿Qué le ocurrirá a la persona que deja su felicidad en manos de otra persona, que pasa si esa relación se acaba? Seguramente, se sentirá la persona más desdichada del mundo porque su amad@, que es la raíz de su felicidad, ya no está junto a esa persona. Luego, siguiendo esta dañina teoría que tanto mal hace a las personas, tendré que estar amargad@ durante mucho tiempo, porque aquello que me hacía feliz ya no lo tengo. Así, no volveré a levantar cabeza hasta que encuentre otra relación que será mi felicidad, me hará sentir tan bien. Y así, de manera sucesiva, una vez tras otra, llenando los vacíos y huecos que las relaciones dejan en el corazón.

Tu felicidad debe depender únicamente de ti mismo y no de las circunstancias o de terceras personas. Las circunstancias son cambiantes mientras que las personas tendemos a guardar cierta coherencia, criterio, desarrollo y crecimiento personal homogéneo que nos hace ser únicos y diferentes. No vamos cambiando o, al menos, no deberíamos hacerlo. Pero ¿cómo conseguirlo? Ahí está el meollo del asunto...




El lenguaje que empleamos es una clave. Cambiar nuestra forma de expresión, supone modificar patrones de pensamiento. Así, deberíamos sustituir el “tu me haces tan feliz o eres la razón de mi felicidad” por “me encuentro feliz cuando estoy contigo”. Con esta afirmación damos gran importancia a lo que nosotros sentimos, pero no lo hacemos depender de terceras personas. No obstante, este tipo de expresiones en los primeros momentos de encuentro con la persona amada son normales y se corresponden con un primer enamoramiento y que con el tiempo debemos racionalizar.

Otro aspecto importante es ser capaz de dialogar con los propios sentimientos y emociones. Es decir, cuando nos sentimos alegres, tristes o ninguna de las dos cosas, es bueno ser capaces de hablar con esos sentimientos y preguntarles porqué estamos así. Es una buena forma de ir conociéndonos y reconocer que nuestra felicidad está vinculada a situaciones que podemos controlar. A través de la interioridad del encuentro con uno mismo podemos canalizar esas emociones y ser capaces de comprender que dependemos de nosotros y no de las circunstancias. ¡Eso es imposible! No. Pero lógicamente, sí que requiere entrenamiento, práctica y paciencia, como cualquier otra cosa que queramos modificar o cambiar en nuestra vida.

La felicidad está en ti. De este tema se ha escrito mucho y no se puede profundizar en una pequeña reflexión. Pero es obvio que si dependemos de las circunstancias, nuestra vida será un vaivén de emociones, de situaciones cambiantes. Hoy estoy eufóric@ y mañana no me puedo levantar. Tener una aspiración en la vida y un sentido claro y definido de hacia donde vamos nos ayuda muchísimo.

Solo sigue estos consejos sobre como ser feliz y los resultados serán lo que esperabas.

Aceptación. Uno de los pasos más importantes para saber como ser feliz es quererte a ti mismo y recordar lo importante que eres, lo mucho que vales, lo inteligente, y capaz, no hay obstáculo que no puedas vencer.

Aceptación. Uno de los pasos más importantes para saber como ser feliz es quererte a ti mismo y recordar lo importante que eres, lo mucho que vales, lo inteligente, y capaz, no hay obstáculo que no puedas vencer.

Sin rencor. Como ser feliz incluye no guardar rencor hacia nadie; ese sentimiento no te deja ser feliz; tú perdona y olvida.

Con una sonrisa. Levántate siempre con una sonrisa, observa a tu alrededor y descubre en todas las cosas el lado bueno y bonito y poco a poco sabrás como ser feliz.

El Humor. La sonrisa es muy importante para mejorar la autoestima. Tomar las cosas con serenidad por muy malas que parezcan, son solo momentos y lo mejor es recordarlas con humor y como experiencia para saber como ser feliz.

El Perdón. Mientras tengas resentimientos y odios, será imposible ser feliz.


Lo maravilloso del perdón no es que libera al otro de su eventual culpa, sino que te libera a ti de un sufrimiento y así comenzaras a saber como ser feliz.

La Fe. Como ser feliz significa tener fe, la fe crea confianza, nos da paz mental y libera al alma de sus dudas, las preocupaciones, la ansiedad y el miedo. Dicen que el hombre llega a ser sabio cuando aprende a reír de sí mismo. Ríe, ríe alegremente… y el mundo reirá contigo.

La Actitud. La Felicidad es una elección que puedo hacer en cualquier momento y en cualquier lugar. Los pensamientos son los que me hacen sentir feliz o desgraciado, no mis circunstancias. Así se aprende a como ser feliz con una actitud positiva,

Con lo que se tiene. Como ser feliz y no desear lo de otros, hay que aprender a vivir con lo que se tiene y no con lo que se carece nos ayudará a que nuestra felicidad siempre esté de nuestro lado.

Esperanza. La esperanza es una clave importante de cómo ser feliz; no todos los días son iguales, muchas veces hay cosas que nos pueden doler mucho, problemas por resolver y que nos afectan lo único que nos queda es tener esperanza y las cosas poco a poco cambiaran.

¡¡Que tu FELICIDAD dependa solo de TI!!









Hoy quiero regalarte mi sincera amistad para que cuando tu alma añore un Amigo sin pensarlo me busques y pueda correr a tu lado.
Hoy quiero regalarte mis mejores sonrisas para que cuando tus lágrimas escurran tras la cascada de tu mejilla en un día gris sean mis risas las que iluminen tus tristezas.
Hoy quiero regalarte mis grandes sueños para que cuando en tu mente exista un vacío sean aquellos bosques cubiertos de invierno los que atrapen la atención de tu pensamiento.
Hoy quiero regalarte la fuerza de mis manos para que cuando tus tobillos se cansen mis hombros te sirvan de fuerza al andar.
Hoy quiero regalarte la suavidad de una caricia para que cuando tu cuerpo sienta frío sean mi hoguera el calor que te arrulle.
Hoy quiero regalarte una rosa roja para que cuando cariño extrañe tu mano sea un pétalo la fuente que te acaricie.
Hoy quiero regalarte un ramo de abrazos para que cuando los tropiezos te dificulten el andar sean mis ánimos una esperanza que te ayuden a continuar.
Hoy quiero regalarte una estrella joven para que cada que el sol descanse sea esa fiel luz la que te acompañe.
Hoy quiero regalarte un pedacito de humildad para que cuando los éxitos engrandezcan tu persona sea la sabiduría el aire mágico que te hagan valorar lo que otros desprecian al llegar a una nueva orilla.
Hoy quiero regalarte el silencio de mis labios para que cuando tu voz necesite ser escuchada sean mi atención y mi apoyo el horizonte que alberguen tus palabras ahogadas...
Hoy quiero regalarte mi cariño sincero para que cuando sientas que nadie te acompaña recuerdes que en paisajes verdes o valles áridos mi pensamiento siempre te lleva de la mano.
Hoy quiero regalarte un abrazo inmenso para que cuando necesites sentir tus fuerzas sean mis manos el puerto de tus emociones.







Hoy quiero regalarte también un par de lágrimas para que se alberguen entre tu alma y corazón así si algún segundo la soberbia daña tu andar sea una muestra de sensibilidad ajena la que te ayude a no cometer injusticias.
Hoy quiero desearte que la felicidad te bañe todos los días y compartas tus alegrías con los seres que amas para que cuando creas que caminar en la soledad mil angelitos resguarden tu mirada.
Hoy quiero regalarte algo no valioso en dinero porque el oro mata los valores y los sentimientos quiero que lo que hoy te brindo en tus manos sea tan tuyo que solo tu corazón pueda escucharlo....
Hoy quiero decirte frases llenas de palabras únicas hoy quiero ser diferente a todo el mundo y que en mis pensamientos que te obsequio al cerrar tus ojos tu corazón mire a través de tu ternura.
Hoy quiero regalarte un bello destello que transforme tus miradas en luceros mientras el tiempo con tus sueños baila.
Hoy quiero poner una sonrisa en tus labios para que tu corazón respire con tus emociones y sean tus labios un mar que estremezcan cualquier playa.
Hoy quiero mirar tus ojos a través del cielo para que con el susurro del viento este pensamiento al oído te cante.
Hoy quiero escuchar la melodía de tus ojos para que cuando tus cabellos acaricien tu espalda sea tu alma una fortaleza de tu delicadeza.
Hoy quiero obsequiarte lo más bello que puedas recibir; mientras transformas estas líneas en un espejo donde la ternura que aquí encuentres, donde la belleza que aquí nazca simplemente eres con tu mirada sonriendo.
¡¡Hoy quiero... REGALARTE MI SINCERA AMISTAD!!


Autor: Ing. Gerardo Mendoza Mendoza










LUZ DE LUNA...

Para brillar en la noche de los amores incomprendidos.

SILENCIO...
Para hacer callar las voces que aturden al corazón.

AMANECER...
Para construir un día más de felicidad.

LUZ...
Para los que viven en la oscuridad.

NOCHE...
Para acariciar a los que luchan durante el día.

VIDA...
Para que renazcan los que están muriendo.

LÁGRIMA...
Para hacer llorar a los corazones insensibles

SONRISA...
Para dulcificar los labios de los amargados.

AMOR...
Para unir a las personas...
Y decirles que apenas soy una de ellas.








Dos misioneros recibieron una invitación del Departamento de Educación de Rusia en la cual se les pedía que se encargaran de enseñar sobre ética y valores morales basados en principios bíblicos, en sus escuelas públicas.
También debían transmitir sus enseñanzas en prisiones, hospitales, departamento de bomberos, policía y orfanatos.

Todo transcurría de acuerdo a lo planificado, hasta que fueron al orfanato de la ciudad. Entre niños y niñas sumaban unos cien, estos habían sido abandonados, abusados y dejados en manos del Estado.

Se acercaban las fiestas navideñas y aquellos niños del orfanato iban a escuchar por primera vez lo que significaba la Navidad.
Les contaron la historia de José y María llegando a Belén; que no encontraron lugar en las posadas, por lo que debieron ir a un establo, donde finalmente el niño Jesús nació y fue puesto en un pesebre.
Mientras escuchaban la historia, los chicos y los empleados del orfanato no podían contener su emoción y asombro, algunos estaban sentados al borde de la silla tratando de captar cada palabra.

Al terminar de contar la historia, les dieron a los chicos unos pequeños trozos de cartón para que hicieran un pesebre. A cada uno de los chicos se le entregó material, papel de colores y todo lo necesario para realizar el trabajo, y ellos siguiendo las instrucciones, cortaron y doblaron el papel cuidadosamente colocando las tiras para simular la paja.

Con unos pequeños recortes de tela de un viejo vestido que una señora había olvidado, se hizo la manta para el bebé.
De un fieltro marrón que los misioneros habían llevado, recortaron las figuras de los pastores que visitaron al niño Jesús y de todos los que formaban parte de la escena.

Mientras los niños estaban atareados armando sus pesebres, uno de los misioneros caminaba entre ellos para ver si necesitaban alguna ayuda.








Todo estaba bien hasta que llegué donde el pequeño Yakim estaba sentado, mirando con gran emoción su pesebre terminado. Parecía tener unos seis años de edad.

Cuando miré el pesebre quedé sorprendido al ver que no había un niño dentro de él, sino dos.
Llamé rápidamente al traductor para que le preguntara por qué había dos bebés en el pesebre.

Yakim cruzó sus brazos y observando el pesebre comenzó a relatar la historia muy seriamente, por ser el relato de un niño que había escuchado por primera vez la historia de Navidad, la descripción era extraordinaria, pero lo sorprendente fue cuando comenzó a contarnos la parte donde María colocaba al bebé en el pesebre.

Fue en ese momento cuando aproveché y le pregunté: -¿Quien es el otro bebe que esta junto a Jesús?
Yakim, con absoluta seriedad e imaginación, empezó a explicarnos:
-Cuando María dejó al bebé en el pesebre, Jesús me miró y me preguntó si yo tenía un lugar para estar. Yo le dije que no tenía mamá, ni papá y tampoco un lugar donde quedarme.
Entonces Jesús me dijo que yo podía quedarme allí con Él, pero le dije que no podía, porque no tenía un regalo para darle.
Entonces se me ocurrió que un buen regalo podría ser darle calor.
Por eso le pregunté a Jesús: -Si te doy calor, ¿Ese sería un buen regalo para ti?
Y Jesús me dijo: -Claro que si, ese sería el mejor regalo que me podrías dar.
Por eso que me metí dentro del pesebre y me acosté a Su lado para darle calor, en ese momento Jesús me miró y me dijo que podía quedarme allí para siempre.

Cuando el pequeño Yakim terminó su historia, sus ojitos brillaban llenos de alegría y de emoción como si ese pensamiento se hubiera transformado en realidad. Puso sus manos sobre su cara y lloro con un sentimiento muy profundo, porque por primera vez había encontrado a alguien que jamás lo abandonaría, ni abusaría de él. Alguien que le brindaría un amor incondicional y estaría con él para siempre.

Gracias a Yakim, aprendí una lección que jamás olvidaré y que además todos podemos vivir, sin necesidad de haber sido huérfanos, abusados, ni abandonados.

«Por muy confortable y cómodamente que vivamos. Aunque estemos, rodeados de nuestros seres queridos, de amigos y seamos amados, apreciados y respetados; todos sin excepción necesitamos estar al lado de Jesús para compartir ese calor a través del cual recibiremos amor, paz, aceptación y sobre todo, encontraremos nuestro lugar en el escenario de la vida»












El amor a distancia es una de las condiciones más fuertes en la vida de quien lo experimenta , no es fácil pero cuando se ama de verdad y se es fiel, cuando se encuentran tiene su recompensa...



Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!