Hoy amanecí pensando que seria de ti el día en que yo muera y la tristeza me invade y se me agolpan los sentimientos, echo mis ruegos al cielo porque esto no suceda...

Ese día en que yo muera, mis cenizas echa al viento, no, no vayas a visitarme al cementerio ni derrames lágrimas sobre

 mi tumba, no es porque no quiera verte, es porque no podre besarte, mira mejor mi fotografía y como si en tus manos tuvieses una flor, bésale sus pétalos con alegría, que así me harás feliz al saber que me querías...

Si yo muriese mañana, siénteme cuando escuches en la radio una dulce melodía,en tu cuarto cuando duermes,en tu cama y en tu silla, abre toda la ventana y búscame en la lejanía, en el canto de las aves que de amor por ti suspiran, siénteme como antes,tierna,amante, siénteme como me sentías cuando de besos llenaba tu rostro de bella sonrisas,abraza entonces en tu pecho, aprieta mi fotografía y así sentiré es calor que falta en la tumba mía... 

Siénteme con mis besos ahí en esa boca que fue mía y donde tus besos eran mis mas bellas fantasías y me elevabas entonces, como cometa en las brisas,llevándome con tus besos a la tierra prometida, siénteme, que aunque muerto, yo te siento todavía, que aunque mi cuerpo deshecho descanse en la tumba fría, yo te sentiré por siempre, porque siempre fuisteis mía...

El día en que yo muera, hazme la mas bella poesía, llena mi espíritu con tus versos, lléname de tu paz divina y grítale a 
todo el mundo lo que yo por ti sentía...






El día qué yo me muera, sube a la cima del monte, allá donde sopla con fuerzas la brisa y lee a los vientos una de mis poesías, esas que un día te hice, esas que tu sentías, léelas amor, echas sus versos al aire para en el firmamento yo recibirlas, porque aunque no me veas, mi espíritu sera tu guía y me respiraras en las flores y en las copas de los arboles, allá donde anida el sinsonte, alto donde soplan las brisas y caen las hojas secas estremecidas por tu lira...

El día en que yo muera,vete allá a la mar,a esa playa donde tu me decías,que me amabas con tu alma y yo te entregaba la mía respira hondo y acuéstate en la arena y mira la mar tranquila, en sus espumas,las palmeras, mírame en las gaviotas viajeras y búscame en el Sol brillante,entre las caracolas y la arena,dame tu mejor sonrisa, que yo entonces besare tu rostro con el soplo de las brisas...

Y cuando cansada estés de sufrir por mi partida y sientas la necesidad de volver a rehacer tu vida,se feliz,no sientas penas,yo también lo desearía,porque nadie ha de vivir llevando esa cruz encima y porque debes vivir,al final yo se muy bien,que tu vida es la mía...

El día en que a tu lado no este,tu no estarás solita,porque podrás encontrarme cuando tu cuerpo acaricias,porque yo seré tus manos,esas manos que fueron mías y te colmare de caricias como lo hice yo en vida..el día en que yo muera,yo habré perdido la vida y tu,tu amor,estarás en mi otra vida,por eso te mimo tanto y te amo mas cada día... ah y se me olvidaba, cuando boca-arriba yo este en mi ataúd de madera fina, echa sobre mi rostro una lágrima y mírame con tus bellas pupilas y entonces dame un ultimo beso, pero hazlo en mi mejilla, porque si me besas en la boca...

¡¡SEGURO ME DESPERTARÍAS!!

Autor: EL POETA DE FUEGO










Ingredientes para el bizcocho:


1 lata de leche condensada
1 lata de leche EVAPORADA
1 vaso de leche de coco
500 grs harina de trigo (2 tazas y media aprox)
1/2 taza de azúcar
3 huevos enteros grandes
3 cucharadas de margarina

Cobertura:

1 vaso de leche de coco
2 cucharas de azúcar
1 paquete de coco rallado



Instrucciones:


Para el bizcocho:

Batir todos los ingredientes en una licuadora.
Coloque en un molde engrasado y enharinado.
Hornear a 350 ° F hasta que estén doradas, 30 a 60 minutos, dependiendo del horno.
Haga la prueba del palillo de dientes para sacar del horno.


Para la cobertura: 

Ponga la leche de coco, el azúcar y el coco rallado en una cacerola, revolviendo ocasionalmente. Llevar a ebullición, dejar que se enfríe un poco, luego vierta sobre el pastel caliente. La mezcla de la formación de hielo se verá como la leche condensada cuando haya terminado. 












Hoy me doy cuenta del tiempo que hemos pasado lejos el uno del otro… y no me refiero a nadie en particular, sino a TODOS en general...

Hoy me dio por extrañarlos…

Me dio por ver fotos viejas, sonrisas congeladas, recuerdos guardados en el fondo del alma…

Me dio por recordarte a ti, a ella, a todos, sus gritos, sus risas, sus chistes…

Me dio por sentir sus ausencias, el vacío que dejan.

No estamos tan lejos, porque son sólo algunas millas que nos separan, pero, me dio por extrañarlos…

Son meses, años… y no es el tiempo, no. Es el hecho de saber que no sé cuándo nos podremos reunir…

Me dio por ver fotos donde sale casi la familia completa, que formaban un eslabón perfecto e imperfecto a la vez… Familia al fin.

No hay reunión completa, ni donde ustedes están ni donde estoy yo. Falta un hermano o hermana que se fue. Fueron navidades, Años Nuevos… cumpleaños de aquí y allá… ha sido mucho tiempo.

Hoy… me dio por llorar , me dio por sentir el corazón adolorido… ¿Qué te puedo decir? Me dio por extrañarles.

A veces damos por sentado la presencia perpetua de determinadas personas. Damos por sentado que estarán ahí siempre.

Las ves todos los días, a cada rato, en distintas situaciones, y ya te vas aprendiendo los gestos, la cara, la mirada, los tips del trato, la forma en que sonríe o se forma la sonrisa… la lentitud en la que una lágrima baja y corre por las mejillas… La forma de caminar, de bailar… Las morisquetas…







Tiempos que no volverán… y no tienen por qué volver…

La vida es así. Cada quien agarra su rumbo, su camino. Y hay que seguir caminando porque las metas son individuales… y en la vida hemos nacido para conquistar el mundo, el regalo de Dios…

El dolor y el vacío de la ausencia no se llena ni se pasa… se aprende a soportarlo… Se lleva en el alma…

A medida que pasa el tiempo, guardas el dolor y el vacío de la ausencia en un cajón de tu corazón, y decides no abrirlo más. Y te sientes fuerte y crees que “superaste” la etapa… pero… no sé qué pasa en el ambiente, el sol, la luna, las nubes, que me da, de repente, por extrañar a mi familia ausente.


Quizás sea que guardamos tanto en la gaveta del corazón, que el corazón, obstinado y resentido por la ausencia, hizo un mini golpe de estado en el alma… y dijo: ¡Extrañalos!

Y pasó…

Por eso… hoy me dio por extrañarl@s…

A sabiendas que están bien, siempre están conmigo, en mi pensamiento. Quizás no siempre a flor de piel, pero siempre ahí cuando menos me lo espero…

No es lo mismo ver fotos con sonrisas congeladas, no es igual ya escuchar sus voces por teléfono o leerl@s en el celular, en las redes sociales, no es lo mismo verl@s por vídeo en una cámara con un internet de baja velocidad… Al principio sí, porque recordaba todos sus gestos… Ahora, eso no es suficiente, porque quiero un abrazo de consuelo, quiero sus consejos diarios, quiero sus regaños…

¿Qué les puedo decir, familia? Que los quiero y los extraño…









Este es un plato dulce y salado a la vez, muy económico y fácil de hacer. Los plátanos, ya sean verdes o maduros, son un elemento básico de la cocina caribeña y también muy populares en los países centro y sur- americanos....

Se suelen preparar fritos, en almíbar, canoas y también, se le conoce como pastelón o lasaña caribeña. Estoy segura que si a tu familia le gustan los plátanos maduros y la lasaña de carne molida, esta receta les será de mucha ayuda. Espero se animen y preparen este delicioso pastelón de plátano para su familia.

Ingredientes:


-6 plátanos maduros
-1 taza de aceite de vegetal para freír o cantidad necesaria
-2 cucharadas de sofrito básico (pimiento verde y rojo, cebolla mediana, 2 dientes de ajo)
-4 cucharadas de salsa de tomate o si lo prefiere use tomates.
-1/4 cucharadita de comino
-Cilantro a tu gusto.
-Aceitunas rellenas
-1 kilo de carne res molida
-6 huevos, batidos
-1 lata de vainitas (habichuelas, judías, chauchas)
Queso al gusto, el de tu preferencia.




Instrucciones:

Pela los plátanos y corta cada plátano en rebanadas finas, a lo largo.
Fríe hasta que queden doraditos por ambos lados. Coloca sobre papel absorbente y deja aparte.
En una sartén grande echa el aceite y calienta a temperatura mediana. Agrega el sofrito, salsa, aceitunas, la sazón, comino y cocina por 2 minutos.
Añade la carne molida, sazona a gusto y cocina por 10 a 15 minutos.
Engrasa un molde rectangular o cuadrado con mantequilla, echa la mitad de los huevos batidos.
Coloca un piso de plátanos (como si estuvieras preparando una lasaña) uno al lado de otro creando una base, después pon una capa de carne, luego una capa de vainitas y queso , cubre con una nueva capa de plátanos, otra de carne, vainitas y queso.
La capa final debe ser de plátanos y queso. Echa el batido de huevos y hornea a 350°F por 30 minutos. Deja reposar para que no se desmonte al servirlo.








Aunque muchos puedan pensar que este problema es un asunto de higiene la realidad es que tiene más que ver con factores glandulares u hormonales que con el aseo diario. La sudoración excesiva da paso a la acumulación de bacterias que producen el desagradable mal olor, afectando el autoestima de quien lo padece y causando también incomodidades en su entorno.
Cuando esta condición es permanente, también puede ser señal de algún problema de salud más grave, por lo que en este caso sería imprescindible consultar a un médico experto. En este artículo te mostramos los remedios caseros para el mal olor corporal más efectivos que existen, te ayudarán a neutralizar el mal olor y a sentirte cómod@ y segur@ durante todo el día.

Instrucciones:

-La primera recomendación es lavar muy bien las axilas durante el baño, en muchas ocasiones el mal olor puede deberse a restos de jabones o desodorantes que se van acumulando en el área por eso asegúrate de que después del baño la zona está bien limpia.

-Como el mal olor puede deberse a la acumulación de bacterias y hongos un buen remedio casero para controlarlo es mezclar dos partes de vinagre y una de alcohol y aplicar cada noche en las axilas con un paño bien limpio, deja actuar mientras duermes. Con el paso e lo días el olor debería disminuir.

-El bicarbonato es uno de los grandes aliados para evitar el mal olor. Con las axilas bien secas aplica un poco de polvo de bicarbonato con un algodón, asegúrate de esparcirlo muy bien. Éste es uno de los remedios caseros más eficaces pues además ayuda a mantener el área libre de sudor por más tiempo.

-Otro truco eficiente es mezclar una cuchara de bicarbonato con el líquido de un limón y aplicar después del baño, sus efectos controlando el mal olor son muy conocidos.

-Si es problema es que sudas demasiado prepara entonces una infusión con hojas de tomillo o romero y aplícala en tus axilas después del baño, el líquido te ayudará a controlar la excesiva sudoración.





-El áloe vera además de ser genial para los problemas de la piel es también un buen aliado para controlar la sudoración, un poco de su líquido bastará para controlar el olor y el sudor.También importante tomar en cuenta el tipo de alimentos que ingieres pues aquellos fuertes como el ajo, la cebolla o las especias afectan el olor de la sudoración.

-Infusión de salvia; Esta planta contiene lo que se denomina propiedades termorreguladoras, y es por ello que resulta excelente como método natural para frenar la sudoración excesiva, logrando hacer frente al mal olor corporal. Solo tienes que preparar una infusión de salvia, hirviendo unas 5 hojas de salvia en una taza de agua durante 15 minutos aproximadamente. Luego, retira del fuego y deja que enfríe un poco. Puedes tomar una infusión de salvia al día para obtener buenos resultados.

-Desodorante natural de menta y romero, tanto la menta como el romero destacan por sus potentes propiedades aromáticas y antibacterianas, y unidas son un estupendo remedio casero para el mal olor corporal. Elabora un desodorante natural hirviendo 5 hojas de menta junto a 5 hojas de romero durante 15 minutos, cuela el líquido resultante, déjalo enfriar y aplícalo mediante un algodón sobre la piel después de ducharte. El agradable aroma que dejará en tu cuerpo te encantará.

-Baño de té negro , Otro gran producto natural para combatir el mal olor corporal es el té negro. Esto es debido a su contenido en taninos que favorecen la limpieza profunda de la piel y reducen la formación y acumulación del sudor. Coloca 4 bolsitas de té negro en 2 litros de agua caliente, tápalo y deja enfriar. Añade la preparación de té negro en el agua de la bañera y permanece sumergido al menos durante 20 minutos.

-Aceite de lavanda, el aceite esencial de lavanda. Es muy apreciado en aromaterapia y además aporta grandes beneficios para la piel y el bienestar tanto corporal como mental. Añade 5 gotas de aceite esencial de lavanda a medio litro de agua, el cual debes haber hervido antes. Conserva el líquido en un frasco cerrado y pasados unos 10 días, podrás usarlo y pulverizarlo sobre la piel de aquellas zonas en las que se concentre el mal olor en mayor medida.




TE RECOMENDAMOS VER ESTE VÍDEO:





























Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!