Oración al terminar el año:

“Señor Dios, dueño del tiempo y de la eternidad, Tuyo es
el hoy y el mañana, el pasado y el futuro.
Al terminar un año más, te quiero agradecer por todo lo que recibí de Ti. Gracias por la vida y el amor, por las flores,
el aire y el sol. Por la felicidad y el dolor, por lo que fue posible y por lo que no fue.
Te presento a las personas que a lo largo de estos meses amé, las nuevas amistades y los viejos rencores.
Los que están cerca de mí y los que no pude ayudar, con los que compartí la vida, el trabajo, el dolor y la alegría.
Pero también Señor, hoy te quiero pedir perdón. Perdón por el tiempo perdido, por el tiempo mal gastado. Por la palabra inútil y por el amor desperdiciado.
Perdón por las obras vacías y el trabajo mal hecho. Perdón por vivir sin entusiasmo, por mis olvidos y mis silencios.
En las próximas horas comenzaremos un nuevo año. Detengo entonces mi vida, antes del nuevo calendario Y te presento estos días que sólo Tú sabes como llegaré a vivirlos.

Te pido por mí, mis parientes y amigos, te pido PAZ y ALEGRÍA. FORTALEZA y PRUDENCIA, LUCIDEZ
y SABIDURÍA.
Quiero vivir cada día con OPTIMISMO y BONDAD. Llevar a todas partes, un corazón lleno de COMPRENSIÓN y PAZ. Cierra mis oídos a toda falsedad y mis labios a palabras mentirosas y egoístas o que hieran. Abre mi ser a todo lo que es bueno.

Que mi espíritu esté lleno solo de bendiciones, para derramarlas por donde pase. Y que mi pequeñez dure por siempre. Lléname también de bondad, para que todas las personas que cruce en mi camino, puedan descubrir en mí, un poquito de Ti.

Dame un año FELIZ y enséñame a repartir FELICIDAD.
Amén...











A pocas horas en su celda, esperando ser ejecutado, pidió como último deseo papel y lápiz. Luego de escribir por varios minutos, le dijo a su custodio por favor, entregue esta carta a mi madre!! La carta decía así:

"Madre, creo que si hubiera más justicia en este mundo, tanto tú como yo deberíamos de ser ejecutados. ¡Tú eres tan culpable como yo de mi miserable vida! ¿Te acuerdas madre, cuando llevé a la casa aquella bicicleta que le quité a otro niño igual que yo? Me ayudaste a esconderla para que mi padre no se enterara. ¿Te acuerdas madre, cuando me robé el dinero de la cartera de la vecina? Fuiste conmigo al centro comercial y lo gastamos juntos. ¿Te acuerdas madre, cuando botaste a mi padre de la casa? Él sólo quiso corregirme por haberme robado el examen final de mi grado y a consecuencia me expulsaron. Madre, yo era sólo un niño, luego fui adolescente y ahora un hombre mal formado! Era sólo un niño inocente que necesitaba corrección, y no consentimiento. Te perdono, y sólo te pido que le hagas llegar esta reflexión a todos los padres del mundo, que sepan que ellos son los únicos responsables de formar, a un hombre decente, o a un vulgar delincuente. Gracias madre por darme la vida y gracias también por ayudarme a perderla."

Firma ¡Tu hijo, El Delincuente!

Felicidades a aquellas madres que se sienten Orgullosas de haber formado hombres útiles a la Sociedad y NO delincuentes a los que no les tiembla la mano para arrancar Vidas y robar lo que con tanto sudor y trabajo le cuesta a los demás.

Enseñen los valores y principios en los inicios del crecimiento de sus hijos, enseñen con ejemplos de vida cada día, las huellas que se van dejando en nuestro andar es lo que los hijos van aprendiendo y los va formando . Lo que se inculque en esta etapa es lo que queda para toda la vida...














Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!