Hoy me doy cuenta del tiempo que hemos pasado lejos el uno del otro… y no me refiero a nadie en particular, sino a TODOS en general...

Hoy me dio por extrañarlos…

Me dio por ver fotos viejas, sonrisas congeladas, recuerdos guardados en el fondo del alma…

Me dio por recordarte a ti, a ella, a todos, sus gritos, sus risas, sus chistes…

Me dio por sentir sus ausencias, el vacío que dejan.

No estamos tan lejos, porque son sólo algunas millas que nos separan, pero, me dio por extrañarlos…

Son meses, años… y no es el tiempo, no. Es el hecho de saber que no sé cuándo nos podremos reunir…

Me dio por ver fotos donde sale casi la familia completa, que formaban un eslabón perfecto e imperfecto a la vez… Familia al fin.

No hay reunión completa, ni donde ustedes están ni donde estoy yo. Falta un hermano o hermana que se fue. Fueron navidades, Años Nuevos… cumpleaños de aquí y allá… ha sido mucho tiempo.

Hoy… me dio por llorar , me dio por sentir el corazón adolorido… ¿Qué te puedo decir? Me dio por extrañarles.

A veces damos por sentado la presencia perpetua de determinadas personas. Damos por sentado que estarán ahí siempre.

Las ves todos los días, a cada rato, en distintas situaciones, y ya te vas aprendiendo los gestos, la cara, la mirada, los tips del trato, la forma en que sonríe o se forma la sonrisa… la lentitud en la que una lágrima baja y corre por las mejillas… La forma de caminar, de bailar… Las morisquetas…







Tiempos que no volverán… y no tienen por qué volver…

La vida es así. Cada quien agarra su rumbo, su camino. Y hay que seguir caminando porque las metas son individuales… y en la vida hemos nacido para conquistar el mundo, el regalo de Dios…

El dolor y el vacío de la ausencia no se llena ni se pasa… se aprende a soportarlo… Se lleva en el alma…

A medida que pasa el tiempo, guardas el dolor y el vacío de la ausencia en un cajón de tu corazón, y decides no abrirlo más. Y te sientes fuerte y crees que “superaste” la etapa… pero no sé qué pasa en el ambiente, el sol, la luna, las nubes, que me da, de repente, por extrañar a mi familia ausente.

Quizás sea que guardamos tanto en la gaveta del corazón, que el corazón, obstinado y resentido por la ausencia, hizo un mini golpe de estado en el alma… y dijo: ¡Extrañalos!

Y pasó…

Por eso… hoy me dio por extrañarl@s…

A sabiendas que están bien, siempre están conmigo, en mi pensamiento. Quizás no siempre a flor de piel, pero siempre ahí cuando menos me lo espero…

No es lo mismo ver fotos con sonrisas congeladas, no es igual ya escuchar sus voces por teléfono o leerl@s en el celular, en las redes sociales, no es lo mismo verl@s por vídeo en una cámara con un internet de baja velocidad… Al principio sí, porque recordaba todos sus gestos… Ahora, eso no es suficiente, porque quiero un abrazo de consuelo, quiero sus consejos diarios, quiero sus regaños…

¿Qué les puedo decir, familia? Que los quiero y los extraño…














Vivimos en una vorágine de consumismo desmesurado en el que atendemos a modas, precios baratos, compras compulsivas e importaciones de todo tipo de productos venidos de lugares en los que muchas veces se está explotando sin ningún escrúpulo como esclavos a personas para obtener rápido y barato todo tipo de productos que en muchas ocasiones son un grave riesgo para la integridad física de todos, especialmente los niños, víctimas del egoísmo del mundo industrializado y de la ignorancia de los padres.

Analicen, estudien y actúen con inteligencia en todos los aspectos de la vida especialmente en aspectos como la alimentación, los medicamentos o la vestimenta. No crean que sus gobiernos les van a proteger de muchos daños, a veces, irreparables de por vida. Por recordar un ejemplo aquí ya publicado, muchos gobiernos desarrollados está importando el mortal y cancerígeno amianto disfrazado tras el nombre de crisotilo en todo tipo de productos al alcance de la mano de su hijo.

Recuerden siempre: la ignorancia mata.

En este caso, lean y sean conscientes del grave peligro que puede encerrar un simple zapato.

Cierto tipo de sandalias tipo hawaianas ?made in China? se fabrican con resinas y elastómeros plásticos tóxicos provenientes de recipientes usados para almacenar agrotóxicos, y se pintan con colores tóxicos con un altísimo contenido de plomo. ¡El efecto es catastrófico!

Este texto iba acompañado de unas imágenes realmente desagradables de daños epidérmicos ocasionados por unas sandalias playeras, que empiezan a venderse y que parecen ser una falsificación de las conocidas sandalias hawaianas fabricadas por China.

Lo terrible del asunto está en que no queda claro donde recae la responsabilidad, si se trata de un error de uso de materias primas o de una acción deliberada, lo cual provocará no pocas demandas a la firma, por los perjuicios que causarán en miles o quizás más personas.

Tampoco el mensaje habla de si están siendo retiradas del mercado estos artículos o si es algo que escapa de un riguroso control. Lo problemático es que dichas sandalias son hechas con resinas y elastómeros plásticos tóxicos provenientes de recipientes usados para almacenar agrotóxicos y son pintadas con colores contaminados con un altísimo tenor de plomo de un efecto catastrófico.

Como vemos amigos, estamos todos expuestos al peligro, China en su condición de megafabricante, exporta a casi todo el mundo sus productos a módicos precios. Las lesiones que pueden causar estas mercancías son realmente muy dañinas.

Tanta campaña en el adecuado uso de materiales biodegradables y el reciclaje de los mismos para implementar los conceptos básicos del medio ambiente y la sostenibilidad parecen no ser suficientes para que se gane en conciencia.

Mucho se habla en los medios de las materias primas renovables, las que no son más que materiales biológicos como productos de base para la producción de materias con características similares a las procedentes de la industria petroquímica.

Y son aquellas que pueden regenerarse desde el punto de vista temporal útil para la humanidad y cuyas ventajas son la reducción de emisiones contaminantes (CO2, NOx, SO2) a la atmósfera y la contribución a la sostenibilidad: capacidad de mantener el desarrollo de la calidad de vida sin comprometer el de nuestros descendientes.








Cuba por su parte desempeña una buena labor en este sentido y respeta y cumple los 12 Principios de la Química Verde:

1. Evitar los residuos (insumos no empleados, fluidos reactivos gastados)

2. Maximizar la incorporación de todos los materiales del proceso en el producto acabado

3. Usar y generar substancias que posean poca o ninguna toxicidad

4. Preservar la eficacia funcional, mientras se reduce la toxicidad

5. Minimizar las sustancias auxiliares (por ejemplo disolventes, agentes de separación)

6. Minimizar los insumos de energía (procesos a presión y temperatura ambiental)

7. Preferir materiales renovables frente a los no renovables

8. Evitar derivaciones innecesarias (por ejemplo grupos de bloqueo, pasos de protección y desprotección)

9. Preferir reactivos catalíticos frente reactivos estequiométricos

10. Diseñar los productos para su descomposición natural tras el uso

11. Vigilancia y control ?desde dentro del proceso? para evitar la formación de sustancias peligrosas

12. Seleccionar los procesos y las sustancias para minimizar el potencial de siniestralidad

CROCS CALZADO CÓMODO PERO PELIGROSO


Agencias (AP) -En estaciones ferroviarias y centros comerciales de todo el mundo han comenzado a aflorar denuncias de personas, especialmente niños, cuyos pies quedan atrapados en escaleras mecánicas. Y al parecer, muchos de esos pies están calzados con zuecos de suela blanda conocidos por el nombre de la marca más conocida, Crocs.

En el tren subterráneo de Washington, D.C., en la capital de Estados Unidos, se han colocado carteles advirtiendo a los pasajeros que no usen ese calzado en las escaleras mecánicas. El aviso muestra la fotografía de un cocodrilo, aunque no se menciona la marca Crocs por el nombre. (Crocs es una versión abreviada de cocodrilo en inglés).

Según informes que han aparecido en Estados Unidos, y en sitios tan alejados de este país como Singapur y Japón, los pies quedan atrapados en escaleras automáticas debido a dos de los factores de venta principales en zapatos tales como los Crocs: su flexibilidad y su agarre. Algunos informes indican que el calzado queda atrapado en los ?dientes? de las escaleras mecánicas, o en la grieta entre los escalones y el costado de la escalera.

En todos los informes sobre lesiones graves, se mencionan a niños pequeños. Hasta niños de 2 años de edad usan zuecos Crocs.

En Japón, una agencia del gobierno informó la semana pasada que había recibido 39 denuncias de que sandalias habían quedado atascadas en escaleras mecánicas entre fines de agosto y comienzos de septiembre. La mayoría de las sandalias eran marca Crocs, o productos similares.

En Singapur, una niña de 2 años que usaba zuecos de goma -se ignora la marca- perdió el dedo gordo del pie el año pasado en un accidente ocurrido en una escalera mecánica.

Y en el aeropuerto de Atlanta, un niño de 3 años que lucía calzado Crocs sufrió en junio una profunda herida a través de la parte superior de los dedos del pie. Desde el 1° de mayo, hubo siete de esos accidentes en el aeropuerto, dijo Roy Springer, gerente de operaciones de la compañía que administra el aeropuerto. En todos los accidentes, excepto dos, los afectados usaban calzado de la marca Crocs.
































Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!