Dios mio, bendice a cada una de mis amigas, 
especialmente a quien está leyendo este mensaje:
Querida amiga, debes de saber que te quiero y tu vida me interesa. Es por eso que he doblado mis rodillas por ti, clamando al Dios omnipotente que te guarde, que en todos tus asuntos te proteja. Le pido a Dios que te de serenidad y te cobije con su luz; si es que hay tinieblas que quieran hacerte tropezar y la negra maldad con amargura quiera quitarte aquello que tú aprecias...


Señor dale a mi amiga paz, muéstrale que no la has abandonado, que para ella hay un propósito especial y para una misión tú la has llamado. Derrama en ella tu Espíritu divino, rodéala de ángeles que en todos sus caminos peleen por ella la cruel batalla por su vida. Que tu poder sane toda enfermedad, toda herida aún abierta del pasado. Sana 
su cuerpo, sana su alma, sana su mente, da a mi amiga 
una inesperada bendición que le muestre el Dios 
soberano
 que tú eres. 
Señor te doy gracias por este bello

 ángel que has enviado a mi lado, porque aún a veces más cercana que una hermana está; puedo contar con ella siempre, así Jesús como también cuento contigo. 

Señor bendice a mi amiga hoy, mañana y siempre...






Todos creemos que cuando extrañamos a un ser amado es sinónimo de dolor, pero creo que no es así. Extrañar a alguien no puede hacerte llorar. Estar tristes y melancólicos sí. Ahora bien, es cierto que cuando amas mucho eso nos causa una tremenda angustia, pero ¿sabes por qué?



Extrañar a alguien no puede hacerte llorar. Estar tristes y melancólicos sí. Ahora bien, es cierto que cuando amas mucho eso nos causa una tremenda angustia, pero ¿sabes por qué?  Duele porque no le puedes tener, porque no puedes estar a su lado. No duele extrañar a alguien que está lejos de nosotros, lo que duele es las ganas de tenerlo cerca y no poder.


Lo que debería dolernos de verdad es el extrañar a alguien que nunca nos amó, o a alguien que sólo causó dolor en nuestra vida. Extrañar a alguien que prefiere estar en otros brazos y nos los tuyos… eso sí que debiera doler. Duele que no te amen, eso sí puede ser causa de lágrimas… Pero si alguien te ama, sólo puedes sentir nostalgia por la lejanía, pero llorar no, porque te ama. Sólo que debes tener paciencia para estar algún día junto a esa persona…
Recuerda que extrañar te puede doler… pero es el efecto lo que causa el amor.
Shoshan.











Madurez es la habilidad de controlar la ira y resolver las discrepancias sin violencia o destrucción.

Madurez es paciencia; es la voluntad de posponer el placer inmediato en favor de un beneficio a largo plazo.

Madurez es perseverancia, es la habilidad de sacar adelante un proyecto o una situación a pesar de fuerte oposición y retrocesos decepcionantes.

Madurez es la capacidad de encarar disgustos y frustraciones, incomodidades y derrotas sin queja ni abatimiento.

Madurez es humildad, es ser suficientemente grande para decir "me equivoqué", y cuando se está en lo correcto, la persona madura no necesita experimentar la satisfacción de decir "te lo dije".
Madurez es la capacidad de tomar una decisión y sostenerla: los inmaduros pasan sus vidas explorando posibilidades, para al fin no hacer nada. 


Madurez significa confiabilidad, mantener la propia palabra, superar la crisis. Los inmaduros son maestros de la excusa, son confusos y desorganizados, sus vidas son una mezcla de promesas rotas, amigos perdidos, negocios sin terminar y buenas intenciones que nunca se convierten el realidad.

Madurez es el arte de vivir en paz con lo que es imposible cambiar.

"Ann Landers"












De repente te sientes cansad@, triste, desesperad@, sol@, insegur@, pero no lo demuestras… Yo te aseguro que lo que necesitas es un abrazo que te haga sentir segur@, que te haga sentir que no estás sol@ y que pueda darte ese descanso que necesitas. Quizás esperas que tu padre, madre, amig@... sea quien te envuelva en sus brazos, pero déjame decirte que muchas veces los abrazos del hombre llegan después del abrazo de Dios... Deja de buscar primero algún consuelo en los brazos del hombre y corre hoy a los del Señor. Busca a Dios en oración y pide un abrazo. Tu Padre está allí listo para darte uno que suplirá cualquier anhelo...



































Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!