¡¡Siii... de qué sirve!!








Esta vez te traemos una mascarilla a base de maizena que sabemos que te encantará y quedarás maravillada con los resultados que esta te dejará ya que te ayudara a tratar las líneas de expresión y arrugas de tu cara. Los nutrientes de la fécula de maíz con la que está elaborada la maizena ayudan de manera significativa para contrarrestar las arrugas. Esta mascarilla sirve desde los 20 años en adelante porque jamás es muy temprano para prevenir. Además de que los ingredientes son a precios asequibles, esta máscara es muy impresionante y podrás ver los resultados después del primer uso.

Vale la pena probar este Botox natural te lo recomiendo, es excelente.

Para preparar esta mascarilla necesitaremos:

1 cucharada de maizena o fécula de maíz
5 cucharadas de jugo de zanahorias
1 cucharada de yogurt natural
150 ml de agua
1 pincel o brocha




Preparación:


Toma la fécula de maíz y mézclala con ½ taza de agua (50 ml) hasta que se disuelva.

Luego pon a hervir el resto del agua (100ml) y, una vez que alcance su punto de hervor, agrega la maicena disuelta.

Luego retira del fuego y aguarda hasta que se haya enfriado un poco.

Añade el jugo de zanahorias y el yogurt. Si no tienes cutis graso puedes reemplazar el yogurt por 1 cucharada de crema de leche. Mezcla bien con una cuchara de madera hasta que ambos ingredientes queden unificados dentro de la preparación.

Aplicación:

1.- Lava tu rostro con agua fresca. Asegúrate de no tener puesta alguna crema, aceite ni maquillaje en el rostro.

2.- Comienza aplicando sobre tu rostro desde el cuello hacia arriba. Siempre con movimientos verticales ascendentes. Luego, al llegar a la zona de los pómulos haz movimientos verticales ascendentes mientras aplicas esta mascarilla.

3.- Por último y sobre la frente, aplica también en dirección hacia arriba.

4.- Deja que se seque en tu piel y luego de 15 minutos retira con mucha agua. Puedes aplicar esta mascarilla hasta 3 veces por semana.








En el día de hoy compartiremos una increíble mascarilla hecha en casa a base de maizena que ha dado excelentes resultados. Es ideal este remedio para cabellos afro o con rizos. Pero se puede usar también en el cabello lacio.

Algunas personas suelen aplicar el tratamiento en el cabello sin aún lavarlo (se podría decir que sucio) en las noches y hasta dos veces en la semana. Aunque otras muchas personas han optado por reemplazar el habitual acondicionador para ahora utilizar este maravilloso descubrimiento.

Le sugerimos antes de empezar que si tienes el cabello graso, 

no debes aplicar sobre el cuero cabelludo. Se debe hacer únicamente sobre el largo del pelo.

Para preparar esta receta se utilizan los siguientes ingredientes:

100 ml de agua.

Una cucharada sopera de maizena.

Dos cucharadas de tu acondicionador habitual.

Una cucharada de un aceite vegetal de tu preferencia (argán, almendras, oliva, jojoba, aguacate...).


PREPARACIÓN:

Pon la maizena y el agua en un bol y bátelos. Como es poca cantidad, no necesitas usar una batidora eléctrica. Puedes batirlo manualmente, o con uno de esos pequeños batidores a pilas.

Vierte la mezcla de agua y maizena en un cazo y ponlo a fuego medio. Remueve la mezcla lentamente hasta que veas que va cogiendo una consistencia homogénea y esté a punto de hervir. Cuando la mezcla tenga la consistencia que deseas, retírala del fuego y déjala enfriar.




Una vez que la mezcla se haya enfriado, agrega el acondicionador y el aceite o aceites que hayas decidido utilizar. Entonces tendrás que volver a batir la mezcla. Esta vez, como tienes más producto, te aconsejo que cojas una batidora eléctrica. Además, te interesa asegurarte de que los ingredientes quedan bien mezclados.

APLICACIÓN:

Antes de empezar, te recomiendo que te pongas una camiseta vieja, para que no te manches si te salpicas o te cae algo de la mezcla encima. 

Después de lavarte el pelo, y cuando hayas retirado el exceso de agua, secciona tu cabello en diferentes mechones si no te lo lavas ya así, y empieza a distribuir la mezcla por el pelo. Empieza a ponerla desde la mitad del cabello hacia las puntas, y luego sube hacia la raíz.

Satura bien las puntas. Es decir, úntalas bien con la crema. Piensa que es la parte del cabello que más se resiente y que más expuesta está, así que te interesa que queden bien impregnadas con la mezcla de maizena. Con lo que te sobre, satura bien todo el cabello.

Cuando ya tengas todo el cabello untado con la mezcla de maizena, ponte un gorro plástico y aplica calor. Puedes hacerlo de varias formas:

- Con un secador.

- Con una toalla previamente calentada en el microondas.

Ponte calor por unos 15-20 minutos, y espera a que el cabello se enfríe. Después, quita el plástico y ya podrás enjuagarlo.


Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!